Una de las céntricas vías orureñas, cerrada y sin transeúntes. Foto RRSS.

Gabriela Ramos/Bolivia
De acuerdo con los datos de la Unidad de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Oruro, desde el 16 de marzo que no se reportan casos confirmados de coronavirus en esa región, lo cual fue destacado por autoridades nacionales de salud.
El departamento de Oruro, junto a Santa Cruz, fue el primero en reportar casos de COVID-19 y aumentar exponencialmente los contagios con esta enfermedad, hasta llegar a ocho.
Incluso la paciente ‘cero’ ya dio negativo en los exámenes de carga viral y está ingresando al protocolo de alta, que consiste en un aislamiento de 15 días, tras lo cual estará libre de la enfermedad.
Oruro fue el primer departamento que declaró suspensión de clases ni bien se confirmó el primer caso positivo, y determinó la aplicación de una cuarentena, que es cumplida por su población de manera rigurosa.
“Lo más importante es la salud, y en ese sentido todo el departamento se ha unido para cumplir la cuarentena, se asumió esa decisión y se la está respetando. Con esta medida hemos sido ejemplo (para el país)”, ponderó el gobernador orureño, Zenón Pizarro.
Este criterio es compartido por el alcalde de la capital, Saúl Aguilar, que ayer declaró a Bolivisión que “Oruro tomó conciencia porque se tomaron determinaciones urgentes de que no se puede jugar con la vida”.
El Gobernador, que ayer realizaba ensayos para un operativo de fumigación en todo el departamento, afirmó que se espera que la próxima semana los otros siete pacientes infectados den negativo a las pruebas de carga viral y de esa manera Oruro vaya erradicando el virus.