Marcos Ovejero, delantero de Always Ready. (Facebook)

La Paz / Bolivia Deportes

Los hábitos son difíciles de cambiar, así sea en circunstancias especiales como una cuarentena, según manifiesta el delantero Marcos Ovejero, de Always Ready.

“En esta cuarentena queda estar en casa, no puedo dormir tarde porque estoy acostumbrado a levantarme a las seis de la mañana”, comenta el futbolista, quien madruga para alistarse e ir al entrenamiento del equipo.

Debido al aislamiento que deben cumplir todos los ciudadanos, los deportistas deben entrenarse de manera individual en sus domicilios en los horarios que vean conveniente. “Hay que entrenarse para no perder estado físico”, expresa.

Estar en casa todo el día hace que los deportistas también deban hacer labores domésticas. “Viví muchos años solo y ahora que estoy casado y con un hijo me toca ayudar en casa, por ejemplo sé cocinar”, comenta el jugador de 33 años.

El argentino mantiene la costumbre de tomar mate, por ahora no puede consumir la infusión en los escenarios deportivos, por lo que solamente lo hace en casa, mientras desarrolla otras actividades. “Me preparo mi mate, veo noticias y juego con mi hijo, que es muy activo”.