La pierna inservible de Pacheco es el producto del gobierno de Añez. Foto: Gonzalo Jallasi

Ahora EL PUEBLO /

Óscar Pacheco Quispe, albañil de ocupación, fue otra víctima de la zona Sur, donde le dispararon perdigones y balas de fuego en sus piernas y le destrozaron una de sus extremidades inferiores, y a partir de ello nunca más volvió a ser el mismo.

Pacheco recordó cómo sucedieron los abusos del gobierno de facto, ese martes de noviembre de 2019, cuando se dirigía a su casa y luego de quedarse un tiempo en las movilizaciones, los policías saltaron de las camionetas como si estuvieran en la guerra y comenzaron a disparar a quema ropa.

Asustado logró escapar del lugar, cuando de pronto sintió que algo le chorreaba y era la sangre, se desvaneció y cayó al suelo, fue arrastrado por los efectivos que en ese momento gasificaban a la gente.

“Un policía joven dice: ‘Le han disparado en la vena, hay que hacerle un torniquete, sino se va a desangrar’, y me suben a la patrulla y me llevan al hospital Los Pinos, pero no ingreso por la puerta de entrada, sino por la parte posterior y me dejan en el semisótano abandonado”, señaló.

En el lugar, una enfermera lo atiende y los médicos lo llevan a la sala de curaciones, donde lamentablemente pierde el conocimiento por el insoportable dolor.

Aseguró que si no hubiese sido por la presencia de su esposa, los médicos nunca lo hubiesen atendido, además su caso era grave porque no había circulación de sangre en su pierna. Los vecinos juntamente con su esposa lo trasladan a otro nosocomio particular, donde los galenos intentaron amputarle su pierna al necrosarse.

Hoy el señor Pacheco quedó discapacitado a causa de que no tuvo una atención inmediata y debido a la negligencia de los galenos.

“Se ha empezado a necrosar y me tuvieron que retirar todos mis músculos, me han hecho dos injertos y el segundo comenzó a cicatrizar en el hueso y caí en terapia intensiva y toda mi internación y mi deuda se hizo un total de 95 mil bolivianos”, contó. Dijo que en un momento pensó en suicidarse por la situación en que se encontraba.

Ahora ya no es la misma persona después de su recuperación, pues es imposible que pueda volver a trabajar en lo que hacía antes porque se necesita la fuerza.

linkedin