Paciente diagnosticada con COVID-19 y dengue supera ambas enfermedades. (Foto: Captura)

Bolivia Digital

Con la voz entrecortada, una paciente cuenta que hace 20 días le diagnosticaron coronavirus y dengue, por lo que tuvo que ser internada. Esta mañana salió del Centro de Aislamiento de La Paz, luego de vencer ambas enfermedades.

La mujer, de más de 30 años, es de profesión doctora, por lo que desde el inicio de la pandemia del coronavirus estuvo trabajando en primera línea. Reconoció que el trabajo a diario se hace más difícil, en especial porque hay personas que no entienden la magnitud de la situación que está atravesando el país e incumplen la cuarentena.

«Estos momentos son cuando más valoras el abrazo, el cariño de tu familia», comentó con la profesional de salud.

Uno de los médicos que hace seguimiento a los pacientes en el Centro de Aislamiento de La Paz explicó que el caso de la doctora era un caso complejo, porque ambas enfermedades pudieron complicarse. «Ella no sabe cómo o cuándo se contagió, pero nos alegra que ya se recuperó», destacó.

Más pacientes reciben alta

En esta jornada en La Paz, en el Centro de Aislamiento también se dio el alta médica a otros seis pacientes.

«Estuve como 20 días en casa con la enfermedad y tres días aquí, en el centro, pero ya estoy bien», dijo uno de los pacientes recuperados, quien fue llevado a aislamiento luego de que se conociera que toda su familia se contagió de esta enfermedad. Inicialmente era solo él y debido a que estaba estable decidió aislarse en su propia vivienda.

«Como papá he pasado momentos difíciles, de desesperación por saber que toda mi familia estaba con esta enfermedad», reconoció el padre de familia, que junto con su esposa y una de sus hijas ya fueron dados de alta. Dos de sus hijos aún se quedarán en el Centro de Aislamiento, aunque están estables.

El personal de salud recomendó a todos los pacientes continuar con el distanciamiento social, el uso de barbijos y lavado frecuente de manos, pues aún se realizan estudios para esclarecer si una persona puede volverse a infectar de la enfermedad.