Los buses que trasladaron a los connacionales desde La Providencia hasta Antofagasta. Foto: El Sol de Iquique

Gabriela Ramos/Bolivia Digital

Ayer se conoció la noticia acerca de 22 ciudadanos que dieron positivo al coronavirus (COVID-19) en Iquique, y que estas personas eran asintomáticas, es decir, no presentaron síntomas que les hagan sospechar de que contrajeron el mal. El infectólogo Juan Pablo Rodríguez explicó que esta situación se debe a dos factores: que el paciente estuvo expuesto a una pequeña carga viral, o su sistema inmunológico respondió de manera rápida contra el virus.

“No se sabe bien la causa de por qué hay pacientes asintomáticos, tanto niños como adultos. Esto depende de muchos factores: uno es la cantidad de virus con la que se contagiaron, que es muy pequeña; la otra posibilidad es que el sistema inmune controla al virus y no deja que avance”, explicó el experto.

El medio chileno El Sol de Iquique informó que las autoridades de salud chilena detectaron 22 casos de COVID-19 entre los bolivianos albergados en Iquique, que esperan retornar al país.

El impreso relata que los casos fueron descubiertos a raíz de una persona que sí presentó los síntomas (fue diagnosticada mediante una prueba), que dio positivo para coronavirus.

Inmediatamente las autoridades establecieron a las personas que fueron contactos directos del paciente confirmado y les tomaron pruebas. El lunes se entregaron los resultados, que evidenciaron que 22 eran positivos para coronavirus, pero asintomáticos ya que en las entrevistas con personal de salud no reportaron ninguno de los cuadros que anticipan la enfermedad: fiebre, malestar general, tos seca o dificultad respiratoria.

Rodríguez señaló que un paciente asintomático prácticamente está sano, sin embargo, representa un peligro para el resto de la población pues, aunque tiene menos probabilidades de contagiar el coronavirus a otra persona, justamente puede transmitirla a alguien de los grupos de riesgo: adultos mayores, mujeres embarazadas y personas con enfermedades de base.

“Este tipo de pacientes son una minoría, porque la mayoría de los contagiados presenta algún síntoma, ya sea grave, moderado o leve”, señaló Rodríguez.

Este panorama llevó a algunos países a hacer pruebas más masivas, como es el caso de Alemania, aunque realizar este tipo de operativos es muy difícil debido a la escasez de pruebas en todo el mundo.

Sin embargo, el infectólogo señaló que lo ideal es prácticas estos diagnósticos masivos a médicos y personal que está en primera línea en la lucha contra el coronavirus. También urgió que se realicen estas pruebas a los contactos de los pacientes positivos o a personas inmunodeprimidas, como los enfermos con cáncer.

Otros países como Estados Unidos también investigan a los asintomáticos. El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de ese país (CDC) y expertos de Singapur se unieron para calcular en qué medida los asintomáticos contagian el coronavirus.

El estudio se propuso seguir los movimientos de los casos positivos, y estableció que al menos diez personas en Singapur contrajeron el COVID-19 de otras personas que no presentaba síntomas.

Actualmente los bolivianos asintomáticos para coronavirus en Chile están aislados, junto a otras 200 personas que fueron identificadas como sospechosas de portar el virus.

Ayer martes por la noche, el concejal de esa ciudad portuaria, Guillermo Cejas, actualizó la cifra de connacionales infectados, que asciende a 38.

En total son 640 compatriotas bolivianos que fueron trasladados desde La Providencia hasta Iquique, que permanecen en el liceo Bernardo O’Higgins. Las autoridades chilenas realizaron 60 examenes de PCR a estas personas.