Varios países de la región han hecho llegar hasta Haití cargamentos de apoyo humanitario a solo dos días del sismo. (Composición Ahora EL PUEBLO)

Telesur/

Múltiples organismos internacionales y países latinoamericanos han organizado envíos de ayuda y asistencia humanitaria para asistir a la población de Haití luego del terremoto de 7,2 de magnitud que produjo más de 1.300 muertos y 5.700 heridos.

Por otro lado, las previsiones meteorológicas anuncian la llegada de una depresión tropical, Grace, a las zonas afectadas por el terremoto lo que se traduciría en intensas lluvias.

Se prevén entre 10 y 18 cm de lluvia en la isla. Las carreteras ya están dañadas por los corrimientos de tierra y las fuertes precipitaciones podrían dificultar aún más la entrega de la ayuda.

En medio de la profunda crisis en la que se encuentra sumido el país, distintas organizaciones y Gobiernos han apoyado con vuelos y entregas humanitarias a las víctimas del terremoto. La comunidad internacional ha colaborado desde los primeros informes.

Uno de los primeros países en reaccionar fue Venezuela que abrió un puente humanitario hacia Puerto Príncipe con el envío de un primer avión con ayuda.

Se trata de la aeronave Simón Bolívar, perteneciente a la aerolínea estatal Conviasa y la cual porta 30 toneladas de agua potable, alimentos y medicamentos hacia la nación caribeña, como respuesta inmediata ante el desastre.

El presidente Nicolás Maduro expresó su solidaridad con el pueblo haitiano, «vamos a apoyar con todo lo que sabemos hacer en Protección Civil y con todo lo que podamos. Hagamos las coordinaciones a todos los niveles posibles».

El mandatario mexicano, Andrés López Obrador, por su parte, quien había anunciado el envío de ayuda humanitaria a Haití fue otro de los presidentes que se sumó a esta labor.

Con respecto a la situación haitiana afirmó que es un país “muy pobre, con problemas políticos; acaban de asesinar al presidente, es una situación de inestabilidad. Necesitamos aplicar el criterio de la fraternidad universal, del humanismo, ser muy solidario con todo el mundo”.

La Secretaría de Defensa Nacional de dicho país confirmó la llegada de dos aviones Hércules a territorio haitiano, con 11.5 toneladas íntegras de medicamentos y alimentos. De estas 1.5 toneladas de leche en polvo y 2.5 toneladas con agua embotellada.

Se prevé que llegará otra aeronave de la Secretaría de Marina a Puerto Príncipe con una carga de 6.5 toneladas con víveres, catres, cobijas, carretillas y palas.

Chile y República Dominicana también hicieron entregas humanitarias. Esta última envió diez mil raciones de alimentos y medicamentos por vía marítima mediante embarcaciones que saldrán desde Cabo Rojo y Manzanillo, informó el Gobierno local.

Chile por su parte mandó un avión con 16 toneladas de medicamentos, artículos sanitarios, agua y alimentos. El mandatario Sebastián Piñera expresó que Chile «conoce los grande sufrimientos y pérdidas que provocan los terremotos y, por ello, la satisfacción en apoyar oportunamente al pueblo de Haití enfrentado a una situación similar es mayor».

Igualmente anunció que se encontraba dialogando con sus homólogos de Panamá y Costa Rica, para coordinar que Chile provea el transporte aéreo de la ayuda humanitaria que esas naciones también enviarán a Haití.

Una ayuda esencial la han proporcionado los 253 médicos cubanos que estaban en Haití en el momento del terremoto. Desde el mismo inicio de los temblores brindan su colaboración para atender heridos en un hospital de Puerto Príncipe hasta ahora utilizado para enfermos de coronavirus.

Como en 2010 tras el potente sismo que causó la muerte a unas 300.000 personas, y en 2018 luego del temblor registrado en Port de Paix, los especialistas de la isla fueron de los primeros en brindar asistencia médica a los miles de víctimas.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través del secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia, Martin Griffiths anunció que proporcionará también ayuda urgente por valor de ocho millones de dólares a Haití.

Mientras, la Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR), está organizando un corredor humanitario para asistir a las zonas afectadas por el terremoto en Haití. La ayuda, estimada para 4.500 personas, se está preparando desde Panamá y otras zonas del Caribe, y se indicó que incluye apoyo psicológico a las víctimas dado que muchos de los afectados sufrieron anteriormente el trauma del terremoto de 2010.

Otra de los aportes destacados lo protagonizó la tenista japonesa Naomi Osaka, número 2 del mundo, quien anunció que donará sus ingresos del torneo de Cincinnati del WTA Tour a las víctimas del terremoto de Haití.

«Estoy por jugar un torneo esta semana y destinaré todo el premio en dinero a la ayuda en Haití. Sé que la sangre de nuestros antepasados es fuerte y nos recuperaremos», completó Osaka, de madre japonesa y padre haitiano.

linkedin