Bolivia Digital

Más de 11.250 familias en el municipio de Cobija, en Pando, se beneficiarán con una planta de tratamiento de agua potable y un sistema de alcantarillado sanitario.

La presidenta Jeanine Áñez indicó que el propósito del Gobierno es ayudar a las familias bolivianas a cubrir sus necesidades más básicas, en este caso el agua potable, a pesar de la situación económica adversa por el coronavirus.

“Esa es la idea, trabajar por toda la familia y el líquido indispensable es un derecho. Me siento agradecida con Dios por estar con ustedes y cumplir este sueño”, indicó la Mandataria.

Se estima que 67.500 habitantes de Cobija se beneficiarán con este proyecto, que consta de una planta de tratamiento de agua y un tanque de almacenamiento. Además, de una red de distribución para 11.250 conexiones domiciliarias, con medidor, y un sistema de alcantarillado sanitario, que incluye una planta de tratamiento de aguas residuales.

En la ocasión, la ministra de Medio Ambiente y Agua, María Elva Pinckert, indicó que en las diferentes inspecciones que realizó en el departamento de Pando, por el tema del coronavirus, detectó la necesidad de terminar el proyecto de la planta de agua potable, y así mejorar una necesidad básica de los pandinos.

“Sin miramientos políticos se comenzó a gestionar recursos para la planta de tratamiento. Tuve reuniones con el Alcalde y él me explicó que se necesitaba recursos y entre todos buscamos que se pueda dar este financiamiento”, contó Pinckert.