ESP2-F1-PANDO_RAUL MARTINEZ

 

Fernando Del Carpio Z.

Al cumplirse hoy 117 años de la Batalla de Bahía, el mayor anhelo de Pando es concretar la integración física del departamento con el resto Bolivia, Perú y Brasil, expresó el gobernador Luis Adolfo Flores.

La autoridad departamental dijo que ven con esperanza la construcción del Porvenir-El Sena, que son un poco más de 200 kilómetros de carretera pavimentada, de tres tramos. El avance es del 35% al 40% y se proyecta la conclusión de los trabajos dentro de dos años.

En 2020 se debe iniciar la conexión El Sena-Peña Amarilla-El Choro —de un poco más de 70 km— y el tramo Kilómetro 19-Extrema —que significan otros 70 km—. “Estamos hablando de cerca de 150 km de carretera para conectarnos con Perú; ya estamos conectados con Brasil para tener un intercambio comercial con mayores ventajas”, afirmó la autoridad departamental.

Flores informó que el presidente Evo Morales gestiona el financiamiento para el tramo Peña Amarilla-El Choro, así como para el Kilómetro 19-Extrema, y para la carretera de Bolivia-Perú. El Gobernador agregó que hay un compromiso de la CAF para el financiamiento de estas obras.

Según la autoridad, no hay duda de que en cuanto se termine la integración de Pando con el resto del país a través de las carreteras, el departamento podrá desarrollarse con miras a Brasil y Perú. “Si no terminamos esa conexión, seguramente el desarrollo de Pando quedará pendiente”, aseguró.

Flores explicó que “estamos esperando estas obras de gran magnitud y otras obras que el Gobierno inició con sus diferentes programas de servicios básicos”. El Gobernador aclaró que esperan trabajos relacionados con “agua potable, energía eléctrica; nosotros aportamos con caminos vecinales, interprovinciales, de salud y educación, que también son importantes.

Pero si hablamos de desarrollo, la integración física es lo que esperamos los próximos años”.

Resaltó que el presidente Morales entregó el sábado una construcción histórica en Pando: el puente Madre de Dios. La obra mide más de 600 metros de longitud, tiene un costo de 287 millones de bolivianos (alrededor de 41 millones de dólares) y permite partir de Cobija hacia el interior del país de manera directa, sin pasar por embarcaciones o pontones.

Aunque faltan algunas carreteras por pavimentar, ya no se tiene que esperar dos o tres horas, o incluso un día en casos extraordinarios, para trasladarse en barcazas, que además dificultaban el tránsito de carga pesada y de vehículos livianos.

“Es la obra de mayor esfuerzo económico entregada en Pando; (significa) la importancia que tiene conectar físicamente varias provincias del departamento con el interior del país”, afirmó.

 

Integración en 2024

El gobernador Luis Flores informó que hasta 2024 podría concluir la integración física del departamento de Pando con el resto del país, así como con Perú y Brasil.

“Dependerá mucho del apoyo del Gobierno. El presidente Morales tiene el compromiso y ningún otro candidato ha manifestado algún tipo de proyecto para Pando, por eso nosotros tenemos la esperanza de que sea reelecto”, aseveró.

Informó que en los diferentes diálogos con el sector empresarial de Pando se analizaron todas las vías, pero “hasta que no tengamos integración física, no tendremos integración ni seremos parte del desarrollo de Bolivia. Estamos muy alejados del país, no somos parte del eje, no somos parte del mercado nacional y el transporte para sacar cualquier producto eleva el costo, que hace inviable su comercialización”.

“Es de suma importancia la conclusión de las carreteras. No solo necesitamos la vinculación con Bolivia, también con Perú y Brasil; la integración es indispensable para el desarrollo de Pando. Para tener cualquier tipo de avance, la integración por esas tres vías es imprescindible”, aseveró.

Flores aclaró que las tres vías que se trabajan en el departamento son: la carretera al interior del país, que está pendiente en un tramo hasta 2020; con el Perú se debe abrir el paso fronterizo en dos meses aproximadamente, el tema carretera todavía queda aplazado; con Brasil hay una relación comercial, aunque negativa para Pando y Bolivia, porque “no nos compran absolutamente nada”, concluyó la autoridad.

Por el momento es inviable, pero en algún momento nuestros productos deben ser enviados al resto de Bolivia, Perú y Brasil.