Infografía: Franz Rosas.

Franz Acarapi / Bolivia Digital

Los recursos económicos desembolsados para la cancelación de los bonos sociales y rentas durante el período de emergencia sanitaria por el coronavirus (COVID-19) alcanzaron a Bs 2.500 millones hasta la fecha, a través de 5,6 millones de pagos realizados en 33 días hábiles, informó este miércoles el ministro de Economía y Finanzas Públicas, José Luis Parada.

Dijo que el Gobierno determinó aplicar varias medidas económicas para acompañar la cuarentena total y de ese modo contener la expansión de la pandemia en el país. Algunas de ellas fueron el bono Canasta Familiar de Bs 400, el Bono Familia de Bs 500 y el Bono Universal de Bs 500.

“El Gobierno tuvo que tomar algunas medidas a pesar de la escasez de recursos que se tenía y trabajamos con los bonos para poder llegar a toda la población boliviana”, indicó Parada durante su participación en el Foro Informativo COVID-19 realizado en La Paz.

En ese marco, detalló que la primera medida aplicada fue la Canasta Familiar de Bs 400 para atender a los más desprotegidos de la sociedad, es decir, a las personas de la tercera edad, a las mujeres que reciben el Bono Juana Azurduy y los ciudadanos con discapacidad leve, grave y muy grave.

Parada explicó que la segunda medida de ayuda económica fue el Bono Familia de Bs 500 para las niñas y niños del ciclo inicial, primario y secundario, además de los estudiantes de colegios fiscales, de convenio y privados, educación especial y alternativa.

El tercer beneficio fue el Bono Universal de Bs 500, pensado para un segmento de la población que estaba quedando fuera, indicó Parada al referirse a los trabajadores por cuenta propia, aquellos que no tienen un empleo para generar ingresos.

“Con el Bono Universal abarcamos a una mayor cantidad y hasta el momento hemos pagado a 1.025.700. Aquí el sistema es que ese pago va directo al beneficiario, pues recibe su plata y él hace uso como vea conveniente”, apuntó.

De acuerdo con la autoridad, hasta la fecha se realizaron 5,6 millones de pagos en los diferentes bonos y rentas durante 33 días hábiles, a través de los bancos habilitados para su cancelación. Añadió que hasta junio se completaría la entrega de todos los beneficios.

“Hemos pagado hasta este momento 2.500 millones de bolivianos que no habían en el presupuesto (del Estado); se ha tenido que hacer toda una reingeniería, dejar de pagar algunos proyectos grandes para poder pagar los bonos, ya que la prioridad era apoyar al pueblo boliviano”, señaló.

Transparencia

Según la explicación del ministro Parada, diferentes organismos internacionales revisaron el sistema de pago de los bonos sociales en las entidades financieras, con la finalidad de transparentar la entrega de recursos de ayuda a la población.

La anterior semana, la Gestora Pública de la Seguridad Social de Largo Plazo anunció que el Bono Canasta Familiar, el Bono Familia y el Bono Universal, otorgados para atender a la población en la etapa de emergencia sanitaria nacional, serán sometidos a un proceso de auditoría especial una vez que concluyan los pagos.

La entidad estatal detalló, mediante un comunicado, que estas medidas de apoyo a la población serán sometidas a controles al tratarse de recursos públicos, y que los resultados serán presentados a la población de manera oportuna.