INT - Hong Kong - EFE

 

EFE – Edición impresa

Los ciudadanos de Hong Kong acudieron ayer a las urnas para elegir a sus concejales de distrito con una participación récord; fue una jornada sin altercados, la cual tomará el pulso político del movimiento prodemocrático luego de casi seis meses de protestas.

Más de 2,9 millones de personas acudieron a las urnas, la cifra más alta de unos comicios en la historia de Hong Kong, por encima del récord de los 2,2 millones en las legislativas de 2016, muestra de una sociedad cada vez más politizada.

El presidente de la Comisión de Asuntos Electorales, Justice Barnabas Fung Wah, dijo bien entrada la madrugada local que el porcentaje de participación fue del 71,2%, frente al 47% de las municipales de 2015 y al 58% de las legislativas de 2016.

Desde antes de la apertura de los centros electorales, a las 07.30 hora local, los hongkoneses hacían largas colas para ser de los primeros en votar, algo insólito en la ciudad de unos 7,5 millones de habitantes, de los que 4,1 millones se registraron para votar, otra cifra récord condicionada por las protestas.

“La gente de Hong Kong todavía tenemos libertad de elección y tenemos que expresar qué queremos”, apuntó Alex, un ingeniero de 24 años que participó activamente en las manifestaciones y que pensaba votar por el candidato prodemócrata de su distrito en el barrio de clase media-alta de South Horizons.

Aunque ve las elecciones como vitales, no cree que supongan un freno de las protestas, que seguirán “porque ni el Gobierno ni el Partido Comunista de China están escuchando”, a quienes culpa del rebrote de la violencia en las últimas semanas.