El Embajador de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU). (Foto: Archivo)

• Luis Fernando Cruz /

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) reforzará el informe de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de diciembre de 2019, que concluyó que en el país se registró una masacre de personas en las poblaciones de Sacaba de Cochabamba y Senkata de la ciudad de El Alto, aseguró ayer el embajador de Bolivia ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Diego Pary.

El 15 de noviembre de ese año, al menos 11 personas perdieron la vida y otras 120 resultaron heridos por impactos de bala en el municipio de Sacaba. En tanto que el 19 de noviembre en Senkata otras 11 fueron asesinadas y 78 quedaron heridas. En ningún caso se produjeron bajas de efectivos de la Policía y de las Fuerzas Armadas (FFAA). El 10 de diciembre de ese año, la CIDH condenó esos hechos y los calificó como masacres.

“El informe que va a emitir en los siguientes días este grupo de expertos independientes será importante porque va a ser complementario al que ya emitió la CIDH en diciembre de 2019, donde identifica que ha habido una masacre. Ya se estableció eso en Senkata y Sacaba porque se utilizaron armas de guerra para matar y reprimir a la población civil”, sostuvo Pary en declaraciones a la Red Patria Nueva.

El embajador boliviano ante la ONU dijo que una vez sea público el informe de la GIEI, simultáneamente se activarán procesos en las instancias que correspondan para juzgar a los culpables de la ruptura del orden constitucional y la constitución de un régimen de facto, para que nunca más se repitan esos actos en América Latina, el Caribe y el mundo entero.

Recordó que intereses geopolíticos de la extrema derecha internacional, en coordinación con la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea, países de la región y opositores tejieron un presunto fraude electoral para terminar con un gobierno constitucional progresista.

LinkedIn