Fotos: Wallpaperbetter

• France24 / Página 12 /

Obispos y sacerdotes de la Iglesia Católica francesa abusaron sexualmente de al menos 216 mil menores de edad en los últimos 70 años, según halló una investigación publicada este martes 5 de octubre. Sin embargo, el número de víctimas aumenta a más de 330 mil si se tiene en cuenta a los afectados por parte de miembros laicos.

El comité investigador acusó a la institución religiosa de ignorar la situación durante demasiado tiempo y conminó a ejecutar reformas dentro del clero.

El abuso sexual contra los niños por parte del clero de la Iglesia Católica en Francia ha sido “sistemático”. Son las últimas revelaciones que sacuden a la institución religiosa tras una serie de escándalos en todo el mundo que ha vulnerado a miles de menores de edad durante décadas.

La indagación de una comisión establecida por obispos católicos en Francia a fines de 2018, pero que trabajó independientemente de la Iglesia, publicó este martes 5 de octubre un informe en el que revela que alrededor de 216 mil niños fueron abusados sexualmente por obispos y sacerdotes en el país desde 1950 hasta el 2000.

Pero el número podría aumentar a 330 mil si se incluyen las agresiones por parte de miembros laicos de la Iglesia.

Imagen ilustrativa.

Alrededor del 80% de las víctimas eran varones, niños de entre 10 y 13 años. “El abuso fue sistemático”, aseguró Jean-March Sauvé, jefe de la comisión, durante la presentación del reporte.

“La Iglesia Católica es, después del círculo de familiares y amigos, el entorno que tiene la mayor prevalencia de violencia sexual”, asevera el documento de conclusiones con más de 2.500 páginas.

Según la investigación, durante décadas la institución religiosa no sólo ocultó, sino que permitió que los abominables crímenes continuaran ocurriendo. En algunos casos, incluso, mantuvo a las víctimas en contacto con sus depredadores, pese a tener conocimiento de lo que ocurría. Todo por proteger a la Iglesia de un escándalo, recrimina la comisión de investigadores.

Los hallazgos fueron hechos a partir de encuestas, grupos de investigación y entrevistas con las víctimas. La propia delegación identificó a alrededor de 2.700 personas que fueron abusadas a través de una convocatoria de testimonios, y miles de casos más fueron encontrados en archivos.

El informe determinó que los delitos fueron perpetrados por alrededor de 3.000 agresores, dos tercios de ellos eran sacerdotes que trabajaron en la iglesia durante los últimos 70 años, el periodo que fue investigado.

“Una vergüenza para la humanidad”

Francois Devaux, una de las víctimas de las agresiones por parte de miembros de la Iglesia Católica francesa y fundador de la asociación de víctimas La Parole Libérée, dijo a los representantes de la institución religiosa, durante la presentación del informe: “Ustedes son una vergüenza para nuestra humanidad (…) En este infierno ha habido abominables crímenes en masa, pero ha habido cosas aún peor, traición a la confianza, traición a la moral, traición a los niños”.

Pese al gran número de víctimas revelado, Devaux aseguró que es “mínimo”, pues apuntó que “algunas víctimas no se atreven a hablar ni a confiar en la comisión”.

No obstante, señaló que este reporte por primera vez va hasta la raíz de esta problemática. “La desviada institución debe reformarse”, agregó.

Aunque desde 2015, la Iglesia Católica ha impulsado investigaciones en un intento por resarcir sus fallas, la tragedia no ha terminado. Suavé indicó que el problema sigue, pues hasta la década del 2000 la institución religiosa ha mostrado una completa indiferencia que sólo empezó a matizar desde hace aproximadamente seis años.

La iglesia pide perdón y urge a reformas

Tras las nuevas revelaciones, el presidente de la Conferencia Episcopal francesa, Eric de Moulins – Beaufort, pidió perdón a quienes han sufrido durante décadas las consecuencias de los abusos a los que fueron sometidos.

“Deseo en este día pedir perdón, perdón a cada uno de ustedes”, dijo el religioso.

Entretanto, la comisión instó al clero a tomar acciones firmes al tiempo que denunció graves faltas y “silencio”. Además, exigió al Estado francés que ayude a compensar a los afectados, especialmente en los casos que han prescrito.

Aunque muchos siguen sufriendo graves daños psicológicos, serían pocos los que obtendrían algún tipo de Justicia. Según Suavé, 22 delitos aún pueden enjuiciarse, por lo que han sido remitidos a la Fiscalía.

También ejemplificó que más otros casos se produjeron hace mucho tiempo y no podrían ser presentados en tribunales. Sin embargo, están involucrados agresores que están vivos, por lo que las acusaciones fueron remitidas a las autoridades eclesiásticas.

Con la mirada puesta en una posible forma de reducir los abominables delitos, el grupo de investigadores presentó 45 recomendaciones. Entre ellas, capacitación para sacerdotes y otros miembros de la Iglesia, revisión de la Ley Canónica —el código legal empleado por el Vaticano para dirigir la iglesia— y el fomento de políticas que ayuden a reconocer y compensar a las víctimas.

Los hallazgos fueron revelados después del escándalo que involucró al destituido sacerdote Bernard Preynat, quien reconoció que abusó sexualmente de 75 niños durante varias décadas. Sólo fue condenado a cinco años de cárcel.

El papa Francisco afirmó que “siente vergüenza” por los abusos cometidos en Francia

El papa Francisco afirmó que siente vergüenza por sí mismo y por la Iglesia Católica por los abusos cometidos por religiosos y laicos en Francia, y reconoció errores a la hora de atender a las víctimas. Según un informe, al menos 330 mil personas fueron abusadas sexualmente en instituciones católicas cuando eran niños, entre 1950 y 2020.

“Desafortunadamente, hay un número considerable. Me gustaría expresar a las víctimas mi tristeza y dolor por el trauma que sufrieron. Esto es además mi vergüenza, nuestra vergüenza, mi vergüenza, por la incapacidad de la Iglesia durante tanto tiempo de ponerlos en el centro de sus preocupaciones”, dijo Francisco en su audiencia general semanal.

El Pontífice pidió que todos los obispos y superiores religiosos tomen todas las acciones necesarias “para que no se repitan dramas similares”.

Este martes, el presidente de la Comisión Independiente sobre los Abusos Sexuales en la Iglesia (Ciase), Jean-Marc Sauvé, presentó un informe que recoge los abusos cometidos en el seno de la Iglesia Católica francesa.

A través de entrevistas con víctimas y del análisis de los archivos eclesiásticos, la Ciase pudo determinar que 216 mil niños fueron abusados por sacerdotes y religiosos, mientras que el número restante corresponde a los casos en los que los victimarios fueron laicos que trabajaron dentro de las instituciones religiosas.

Las víctimas, detalló Sauvé, fueron en un 80 por ciento niños varones de entre 10 y 13 años, mientras que los religiosos agresores rondan el 2,8 por ciento, un porcentaje inferior al de otros países que han investigado estos hechos: en Alemania el promedio es de 4,4 por ciento y en Estados Unidos asciende al 7 por ciento.

El presidente de la Ciase acusó a la institución eclesiástica de “negligencia” por no haber tomado en serio las señales de alarma o denuncias de las víctimas y de haber tratado de encubrir a los clérigos pederastas.

linkedin