EFE / Irak /Edición Impresa
El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, llegó ayer en una visita sorpresa a Irak para encontrarse con las tropas destinadas en el país y mantuvo una conversación telefónica con el primer ministro iraquí, Adel Abdelmahdi.

“La segunda dama (su mujer Karen Pence) y yo nos sentidos muy honrados de estar con nuestros soldados, efectivos de la Armada, aviadores y marines aquí en Irak. Estamos orgullosos y agradecidos a todos vosotros”, escribió Pence en su cuenta de Twitter.

En su breve mensaje, el Vicepresidente felicitó también con motivo de la festividad de Acción de Gracias, que se celebrará en los próximos días.
En su visita a la base área Al Asad, Pence y su esposa sirvieron una comida de Acción de Gracias a unos 150 militares estadounidenses y posteriormente el líder dio un discurso ante cerca de dos centenares de efectivos.

La oficina del primer ministro iraquí confirmó en un comunicado la visita de Pence a las tropas de su país, desplegadas en Irak en el marco de la misión de la coalición internacional liderada por EEUU de lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La visita se produce en medio de las protestas masivas iniciadas en octubre para pedir más servicios básicos y menos corrupción, y que causaron más de 300 muertos y 15 mil heridos en enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad iraquíes y los manifestantes.

La situación ha causado una grave crisis política, con un Gobierno que no es capaz de responder a las demandas ni renovar su propuesta, y de grupos parlamentarios atrapados dentro de un sistema sectario.