Roberto Medina Buezo – Edición impresa

A la fecha, ya suman siete los fallecidos en las filas de la Policía Boliviana y 137 los contagiados con COVID-19; sin embargo, el ánimo se mantiene en la institución del orden y por eso los uniformados seguirán su labor de concientización y contención de la pandemia en favor de la ciudadanía.

“Tenemos un número de contagiados y fallecidos que preocupa, pero también hay una progresividad en cuanto a la mejoría de los policías contagiados (78) y sospechosos 214. A pesar de esta situación, el ánimo de los policías es firme para seguir trabajando y apoyando a la población”, declaró al periódico Bolivia el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría.

La autoridad agregó que, al estar en primera línea para evitar la propagación del virus, junto con los militares y el personal de salud, los policías han reforzado su equipamiento de bioseguridad con máscaras, guantes de látex y barbijos.

“Nunca va a ser suficiente, pero a pesar de las bajas y contagios, el trabajo continúa. Hay una mejora progresiva y las labores de la Policía seguirán firmes para evitar que el coronavirus afecte más a la población”, dijo.

Siete víctimas

El 23 de abril perdió la vida el sargento Filomeno Choquehuanca, la primera víctima del COVID-19 en la institución verde olivo.

El segundo efectivo en fallecer fue el subteniente Pablo Daniel Aracena, el 2 de mayo, quien fue ascendido a teniente.

El 9 de abril murió el cabo Porfirio Ramos Catari, mientras cumplía su servicio en el departamento del Beni.

El coronel Raúl Gareca, comandante regional de La Guardia, en el departamento de Santa Cruz, falleció el 18 de mayo.

El sargento segundo Zenón Cordero Cavina perdió la vida en Guayaramerín y se convirtió en la quinta víctima, aunque el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, indicó que había solicitado permiso por la cuarentena.

El fin de semana murieron el suboficial segundo Héctor Alejandro Arnez Copa y el suboficial segundo José Alejo Condori, ambos en el departamento cruceño.

Condecoración

Luego de ponderar la labor de los uniformados, la presidenta Jeanine Áñez anunció que la solidaridad policial será destacada por el Gobierno.

“Agradezco a la Policía por su heroísmo en la cuarentena. Anuncio que vamos a condecorar a los policías contagiados y recuperados que han decidido donar plasma inmune para ayudar a los enfermos. Un ejemplo a seguir. Vamos a salir adelante”, publicó en pasados días en su cuenta de Twitter.

Defensa reporta 78 militares con COVID-19

Según el reporte epidemiológico del Ministerio de Defensa, ya son 78 los militares contagiados con coronavirus, 11 soldados y marineros, y 67 pertenecen a personal de cuadros (sargentos, suboficiales, oficiales).

La mayoría de los infectados (62) se encuentra en el departamento del Beni, 12 en Santa Cruz, dos en La Paz, uno en Cochabamba y uno en Tarija.

De igual manera, se conoció que 42 soldados y marineros fueron aislados, 18 miembros del personal de cuadros; hay dos recuperados, en tanto que un uniformado falleció.

La cantidad de infectados representa el 0,16% del total del personal castrense.

Los efectivos militares, junto con el personal de la Policía, realizan a diario, a nivel nacional, labores de contención, concientización y prevención para que el COVID-19 no afecte a más bolivianos, a pesar de que el número de contagios suma a la fecha 6.263 casos, la mayoría en Beni y Santa Cruz.

Autoridades castrenses informaron que los contagios se registraron porque los uniformados tuvieron contacto con personas que tenían el virus mientras realizaban diversas labores de control.

La mayoría en Beni

La totalidad de militares contagiados se encuentra en buen estado de salud porque recibieron la atención médica correspondiente en aislamiento. 

Los uniformados infectados en Beni (62) fueron atendidos de inmediato para evitar que contagien a sus camaradas; también se prevé que en los próximos días serán dados de alta quienes pudieron superar la enfermedad.