El gobernador paceño realizó una evaluación en seis municipios del altiplano con el Ministerio de Obras Públicas el fin de semana.

La Gobernación de La Paz trabaja con el Gobierno y cumple las normas de la OMS pese a su reducido presupuesto y mayoritaria población del país.

Bolivia Digital

La Gobernación de La Paz trabaja con el Gobierno y cumple las normas de la OMS pese a su reducido presupuesto y mayoritaria población del país.

Pese a que la inmensidad del altiplano paceño dificulta el control de la circulación de vehículos y el cumplimiento de la cuarentena, el gobernador de La Paz, Félix Patzi, informó hoy que el Servicio Departamental de Salud (Sedes) se enfoca en tres nuevos casos presentados en los municipios de Laja, Cairoma y Patacamaya, donde 17 personas contrajeron la enfermedad.

“Hoy será definitivo respecto a la ampliación de la cuarentena, se hace un balance de las situaciones y las condiciones, aunque inyectemos con bonos es difícil controlar, igual nomás continúa la circulación de vehículos por otros lados porque el altiplano es amplio, habría que plantear un bloqueo escalonado y regionalizado”, afirmó Patzi.

La autoridad se refirió a la situación política, social y económica de la urbe alteña, que influyen en el comportamiento de la población. Mencionó que si bien la alcaldesa Soledad Chapetón organizó varias reuniones con juntas de vecinos, la división es marcada, y pese al fuerte control policial es complicado en poblaciones donde “hay mujeres que tienen seis, siete u ocho hijos y salen a trabajar haciendo imposible que se queden en sus casas” porque tienen que alimentarlos. “Es complicado no es fácil”, afirmó el Gobernador paceño.

Por otra parte, puso a consideración el planteamiento de las organizaciones rurales que plantearon el cierre de límites territoriales en los municipios donde no hay presencia de la pandemia, ya que “con fuerte control y la ayuda de las autoridades originarias” se puede evitar el ingreso del virus porque en las provincias del altiplano y valles es época de cosecha de papa.

Finalmente, señaló que se entregan alimentos a los mineros cooperativistas de Cairoma porque “aunque haya productos no tienen con qué comprar” y ese es un tema general y “difícil de paliar con algunos centavos”, afirmó al referirse al reducido presupuesto del departamento, que tiene la población más numerosa del país.