El ministro de Salud, Marcelo Navajas, en conferencia de prensa. Foto: Ministerio de Salud.

Gabriela Ramos/Bolivia Digital

El Ministro de Salud, Marcelo Navajas, explicó que la estrategia elegida por esa cartera, para hacer frente al brote de coronavirus (COVID-19) en Bolivia, parte también de “usar conscientemente los recursos con los que contamos”, toda vez que a nivel mundial existe una escasez en la provisión de insumos, equipos y trajes de bioseguridad y reactivos para detectar, tratar y hacer frente a esta enfermedad.

“Debemos recordar que la situación por el coronavirus ha generado una escasez y una competencia entre los países por insumos, pruebas y equipos. Por eso estamos en una lista de espera para recibir las pruebas, al igual que muchos de los demás países (…) aguantamos con las pruebas que tenemos, pero priorizando a las que lo necesiten. Esto es temporal”, explicó el Ministro Navajas, en conferencia de prensa.

Reseñó que a finales del año pasado ya había dificultades para adquirir insumos necesarios para detectar la enfermedad, originada en la ciudad china de Wuhan.

Pese a esta situación, ajena a la voluntad del Gobierno, la presidenta constitucional Jeanine Áñez, dispuso priorizar la lucha contra el coronavirus, aseguró la autoridad de Estado.

Bolivia hace frente a la pandemia de coronavirus mediante una cuarentena total, dictada desde el 22 de marzo y que por lo pronto se extenderá hasta el 30 de abril. También implementó el reforzamiento de la capacidad hospitalaria y la instalación y ampliación de la capacidad de diagnóstico en laboratorios para aumentar los diagnósticos de COVID-19.

Pese a ello Navajas aseguró que toda persona que presente síntomas compatibles con el coronavirus, y requiera ser examinada, se le aplicará una prueba de diagnóstico.

Dichos síntomas son fiebre, dolor de garganta, tos seca, malestar general y la pérdida temporal de la capacidad de percibir olores y sabores.

La autoridad adelantó que en las próximas tres semanas lleguen más pruebas de diagnóstico, pero entretanto se priorizará a quienes presentan la sintomatología, además de policías y médicos, pues los primeros se encargan de que la cuarentena se cumpla y los segundos luchan en la primera línea para contener el brote, atendiendo a las personas que adquirieron el virus.