El catedrático y exministro de Minería y Metalurgia José Pimentel. (Foto: Gonzalo Jallasi)

Ahora el Pueblo

El catedrático de Historia del Movimiento Obrero de la Universidad Siglo XX José Pimentel asegura que el 1 de mayo es un homenaje a los obreros caídos que lucharon por los derechos de los trabajadores bolivianos.

La celebración de esta fecha en el país empezó alrededor de 1906, cuando un sindicato de obreros paceños organizó una pequeña kermés. Otras fechas relevantes de los obreros nacen de las federaciones ferroviarias, también resaltan las de los mineros en las décadas de 1910 y 1920.

Entre los hitos trascendentales e históricos, para Pimentel, está el 1 de mayo de 1924 en Uncía, Potosí, por la creación de la Federación Obrera de Uncía.

“Este deseo de agrupar a los trabajadores en una central regional provocó la masacre de Uncía el 4 de julio de 1924, desde esa época podemos tener la memoria de que los trabajadores recuerdan el 1 de mayo como un homenaje a los caídos de Chicago y a todos los obreros caídos en las luchas sociales en Bolivia”, resaltó el catedrático.

El 1 de mayo es un día de afirmación revolucionaria de los objetivos de los trabajadores. En los países socialistas es una consolidación del deseo de construir una sociedad libre de la explotación del hombre por el hombre.

Obreros por mejores condiciones de vida.

“La lucha de los trabajadores en Bolivia logró, en 1936, la promulgación de la Ley General del Trabajo, la creación del Ministerio de Trabajo y todas las leyes sociales que fueron concomitantes a la defensa de las condiciones de vida y de trabajo del pueblo obrero”, explicó Pimentel.

La tendencia proletaria empezó en el país con gobiernos conservadores, pero bajo la influencia económica neoliberal donde inicia el desarrollo de la clase obrera.

En Bolivia primero surge el proletariado ferroviario, producto de la construcción de ferrocarriles en el siglo XIX y durante las primeras décadas del siglo XX. Después el minero, aunque en la época de la plata del siglo XIX no se puede hablar de un proletariado, sino de trabajadores, pues asistían a las minas en épocas en que los campesinos habían concluido la cosecha. Como mano de obra estable, aparecen entre 1910 y 1920, indica el portal Bolivia.com.

Y con las primeras fábricas, como la Cervecería Boliviana Nacional y Salvietti, impulsadas por extranjeros, aparecen los fabriles organizándose en los años 20.

“La Tesis de Pulacayo es la que surge después del derrocamiento del gobierno de Villarroel, que dio paso a la organización de los campesinos y de los trabajadores mineros, entonces la Tesis de Pulacayo reafirma el principio de que la independencia de los obreros será solamente obra de ellos mismos y no la concesión de ningún Gobierno”, explicó.

Contó que en la época de la dictadura, la clase obrera nunca dejó de homenajear a los caídos en la lucha social, por lo que salía a las calles a marchar.

“Esas marchas eran de combate por que estaban prohibidas, y los trabajadores salían a las calles a vitorear el 1 de mayo y la lucha de la clase obrera por su liberación nacional, entonces esas jornadas de mayo en los campamentos mineros y en las ciudades creo son memorables, porque reivindicaban un principio en medio de la dictadura”, contó.

Destacó que el gobierno del expresidente Evo Morales promulgó muchas leyes en beneficio de los trabajadores, como ser el incremento salarial, la estabilidad laboral, el fuero sindical y otras disposiciones.

linkedin