Imagen referencial. (Foto: Archivo)

Bolivia

Durante los operativos de control y patrullajes realizados por efectivos de la Policía en zonas de Santa Cruz y Cochabamba se detuvo a más de 370 personas que consumían bebidas alcohólicas en bares clandestinos y fiestas no autorizadas.

El reporte de la fuerza anticrimen cruceña señala que al menos 50 personas fueron arrestadas por consumir bebidas alcohólicas en locales como discotecas, rockolas y karaokes.

Personal de la Intendencia municipal señaló que en todos los casos las atenciones eran ilegales.

Ante la intervención, representantes de la Asociación de Propietarios de Bares y Billares anunció para este lunes la presentación de una demanda penal contra la Alcaldía debido a que los funcionarios les extorsionan para permitirles la atención a puertas cerradas con cobros de hasta Bs 500.

En la ciudad de Cochabamba la situación fue similar, ya que se intervino una fiesta clandestina que se realizaba en Villa Candelaria.

Los uniformados detuvieron a más de 50 personas.

En otro acontecimiento que se realizaba en un domicilio particular se detuvo a 70 personas, mientras que en un local de la zona sur fueron sorprendidos 200 ciudadanos.

Policías y guardias municipales lamentaron la actitud de los dueños de los locales que insisten en organizar fiestas cuando el país lucha contra una pandemia.