WhatsApp Image 2019-12-16 at 09

 

ABI/Bolivia Digital

La Policía Boliviana, con apoyo de vecinos del Distrito 8 de la ciudad de El Alto, acordó hoy reanudar las operaciones de seguridad en esa urbe, luego de que turbas de delincuentes destruyeron varias unidades policiales durante el conflicto político y social que vivió el país entre octubre y noviembre.

«Tuvimos reunión con los dirigentes del Distrito 8 y nos indicaron que haremos un trabajo conjunto, coordinado, continuo de prevención; por ello retorna la Policía Boliviana a la Estación Policial Integral (EPI) de Senkata, donde podremos desarrollar de mejor manera nuestro trabajo y tener presencia nuevamente en toda la ciudad «, indicó el comandante general de la Policía, Rodolfo Montero, en un acto realizado en esa EPI.

En noviembre, grupos vandálicos de personas destruyeron, saquearon y quemaron varias instituciones policiales en El Alto luego del motín policial, el corte de la wiphala de los uniformes de algunos agentes y la renuncia de Evo Morales.

Montero afirmó que el retorno de los oficiales a esa estación policial, en la que opera Tránsito, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen y la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia, “es el inicio del fortalecimiento de un trabajo coordinado entre los vecinos del Distrito 8 y la entidad del orden para combatir la inseguridad y la delincuencia en esa urbe”.

«La Policía va dirigida a ser un funcionario público, a ser parte activa junto a la comunidad, trabajar de forma directa con los vecinos, celebrar triunfos y solidarizarse con sus derrotas. El trabajo de la Policía está basado en el respeto de los derechos de la población, en conservar el orden público y en el cumplimiento de las leyes», aseveró.

Por su parte, el secretario de las juntas vecinales del Distrito 8, Eduardo Quispe, dijo que los hechos suscitados en noviembre no pueden repetirse y agradeció el retorno de la Policía.

«Hemos pasado momentos difíciles y ahora exhortamos a la población para que no vuelva a pasar lo ocurrido en noviembre, así como pedimos que no se vuelva a faltar el respeto a nuestros símbolos patrios, y ahora a nombre de las juntas vecinales exhortamos a que volvamos a encaminar la hermandad entre todos», señaló.

Eustaquia Mamani, una de las vecinas de la zona Ventilla, dijo que “está feliz” porque la Policía reactive sus labores, ya que después los conflictos y de la destrucción de las oficinas de la institución verde olivo, “los vecinos se sentían abandonados debido a que los uniformados trabajaban de manera irregular”.