Los policías retomarán sus funciones después de una semana que fueron expulsados por los pobladores de Shinaota.

Eliana Uchani / Bolivia Digital

La Policía firmó un acta de entendimiento con autoridades del trópico de Cochabamba para retomar sus funciones en la región. El acuerdo tiene seis puntos y su aplicación  es de forma  inmediata.

La reunión fue concovocada por la gobernadora de ese departamento, Esther Soria Gonzales y como mediadores del encuentro, participaron otros actores departamentales como el delegado de la Defensoría del Pueblo, Nelson Cox,

«La Policía retornará de manera inmediata bajo la coordinación de las instancias jerárquicas y de las organizaciones sociales», señala el primer punto del acuerdo suscrito por la primera autoridad del departamentos, las partes en conflicto y mediadores.

El pasado jueves, pobladores de Shinahota expulsaron a los policías en medio de insultos y agresiones, que horas antes del altercado retornaron a ese municipio para cumplir con sus funciones.

El comandante departamental de la Policía, coronel Franz Sellis, de forma escueta dijo “Restituiremos los servicios policiales de forma paulatina lo más antes posible”, señala Los Tiempos.

El  vicepresidente de las seis federaciones de Productores de Coca, Andrónico Rodríguez, argumentó que la policía debió coordinar con las Fuerzas Armadas y con ellos para ingresar a esa región y retomar sus funciones.

El acuerdo

El acuerdo tiene otros cinco puntos que acordaron encarar las partes en conflicto.  Fortalecer las relaciones sociales de buen trato y respeto entre la Policía y los ciudadanos del trópico.

Se realizarán talleres de capacitación coordinada entre la Policía, la Defensoría del Pueblo y autoridades las del trópico.

Sobre las detenciones y denuncias contra algunos dirigentes, la Policía debe interponer sus buenos oficios ante las instancias correspondientes para buscar una solución definitiva.

Sobre la atención de las entidades bancarias y surtidores, deben restituirse de manera inmediata previa gestión conjunta. Sexto puntos, existen otros aspectos de importancia por el bien del departamento.

El acta de entendimiento fue suscrita por las partes en conflicto, los mediadores y la gobernadora de Cochabamba, Esther Soria. Foto: Los Tiempos.

El viceministro de Régimen Interior y Policía, Javier Issa, informó que enviarán un contingente reforzado de policía, para brindar tareas de resguardo, ordenar el pago en bancos y el control para precautelar la expansión del coronavirus.  

«Se va a mandar un contingente policial un poco más grande para que los pobladores del trópico se sientan más seguros; además para poder abrir las agencias bancarias, porque sin policías no pueden ser abiertas”, concluyó.

El conflicto

Tras la expulsión de los uniformados del trópico de Cochabamba, cerraron las entidades bancarias por seguridad. Incluso, algunas autoridades de Gobierno analizaron que era posible el encapsulamiento de esa región por la indisciplina y el desacato a la cuarentena.

Sin embargo, ese anuncio fue rechazado por los cocaleros quienes  advirtieron con denunciar al Gobierno ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Horas antes de la conclusión del acuerdo al que se arribo hoy, Soria señaló que no era necesario encapsular el Chapare porque estaban cumpliendo la cuarentena.

Además indicio que la  semana pasada se reunió con autoridades del trópico y que, en la evaluación, se estableció que la cuarentena se cumple a cabalidad.

Agregó que se comprometió  a proveer insumos de bioseguridad y analizar la instalación de un laboratorio de referencia regional para el testeo.

Audio
Día después de la expulsión se  difundió un audio de una conversación telefónica entre el comandante de la Novena División del Ejército, Javier Espinoza Daza y un dirigente  cocalero.

«Ha sido tanta mi rabia que después de haber hecho todos los trámites para que abran los bancos, ellos (los policías) vengan directo a lo ya hecho. Entonces lo que yo hice fue replegar a mi personal de los bancos, ya no quiero nada con estos abusivos. Entonces no hubo ninguna coordinación con el Ejército», le dice el coronel al dirigente.

En un tono molesto, Espinoza le dice al dirigente que de forma sorpresiva vio a los policías uniformados ya dentro de los bancos y apuntó también al personal de los bancos.