El Comandante de las Fuerzas Armadas durante el régimen de facto. Foto: Archivo

Bolivia

La Policía no descartó solicitar la cooperación de Interpol para dar con el paradero del excomandante de las Fuerzas Armadas general Sergio Orellana, quien salió del país a pesar de que tiene dos órdenes de aprehensión: la primera por evitar declarar por las muertes en Huayllani (Cochabamba) y la segunda por el caso golpe de Estado.

El comandante de la Policía, coronel Jhonny Aguilera, adelantó que Orellana no se encuentra ya en el país, por ello será necesaria la colaboración de Interpol para determinar cuál es su paradero.

El director nacional de la fuerza anticrimen, coronel Alberto Aguilar, indicó que Orellana se encuentra en Colombia tras salir de Bolivia entre el 10 y 16 de noviembre de 2020.

Señaló que aún no se cuenta con el mandamiento de aprehensión expedido por el Ministerio Público, pero dijo que en las siguientes horas se coordinará con las instancias correspondientes para efectivizarlo.

“Aplicaremos todos los mecanismos de búsqueda para materializar la orden. Aún no llegó la orden de aprehensión, pero la Policía cumplirá en lo administrativo”, remarcó.

El 13 de noviembre de 2019, la expresidenta Jeanine Añez cambió al alto mando militar y posesionó al general de Ejército Sergio Carlos Orellana Centellas como el nuevo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.

En febrero, la Fiscalía paceña amplió la investigación del caso Senkata en contra de Orellana, puesto que habría sido quien ordenó el operativo de despliegue de cisternas para sacar el combustible de la planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), el 19 de noviembre de 2019, y en el que murieron al menos 10 personas.

Cuando Orellana fungía como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, ingresó por la fuerza, junto con otros militares, a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) para exigir a los legisladores que aprueben la lista de ascensos, como lo pidió antes Jeanine Añez.