mujeres haciendo compras en un mercado popular en Lima. (Foto: REUTERS)

Reuters

Un ministro de Perú hizo hoy un dramático llamado a la población, en medio de un creciente tráfico de personas en las calles de la ciudad, los mercados populares y los bancos pese al rápido aumento de casos de coronavirus.

“Por favor población tenemos que cumplir la norma, quédense en casa”, dijo en tono enérgico el ministro de Interior, Gastón Rodríguez, durante la supervisión de circulación de vehículos en Lima que fue transmitida por televisión local.

“Se ha visto una situación de relajo”, manifestó.

Perú registró el jueves 58.526 casos de coronavirus, 3.709 más que en el reporte previo; mientras que los muertos se elevaron en 94 a 1.627, informó el Ministerio de Salud.

La aglomeración de personas que no respetan el distanciamiento social se produce pese a que aún faltan tres días para terminar la cuarentena, aunque el Gobierno ya evalúa una nueva extensión de la medida a partir del domingo en busca de frenar el brote.

“Hemos visto que la población aún no ha adquirido los hábitos necesarios para aprender a convivir con el virus”, declaró por su parte a periodistas el ministro de Defensa, Wálter Martos, durante un operativo en un mercado informal en Lima.

Martos indicó que el Consejo de Ministros evalúa con el presidente Martín Vizcarra una cuarta prórroga de la cuarentena y refirió que las fuerzas de seguridad podrían tornarse más estrictas para hacer cumplir la emergencia por la pandemia.

“No podemos irresponsablemente levantar todas las medidas de restricción si sabemos que los contagios van a crecer en forma exponencial”, señaló. “En estas condiciones, desde el punto de vista de salud y seguridad, es necesario que se extienda la cuarentena”.

Según expertos, el rápido aumento de contagios es por una crisis crónica en los hospitales, las largas filas de personas en busca de cobrar bonos del Estado y las aglomeraciones en los mercados, en un país donde la pobreza obliga a la gente a salir a ganarse el dinero necesario para subsistir día a día.