La Policía Bolivia realiza los controles con los implementos necesarios de bioseguridad. (Foto: Policía Boliviana).

El general Rodolfo Montero, comandante de la Policía, informó que al interior de la institución verde olivo existe un caso sospechoso de coronavirus y que la condición de dicho uniformado aún es analizada, por lo que se espera que los resultados se conozcan en las próximas horas.

Asimismo, indicó que no se descuidó la provisión del material sanitario, es así que se envió diversos montos económicos a cada departamento para que los comandantes provean de mascarillas, guantes y alcohol en gel para los efectivos, con el fin de que el personal siga cumpliendo con sus labores de contención para evitar la propagación del coronavirus sin riesgos.

Remarcó que la Policía está trabajando con el 100% de su personal distribuido en turnos y que se redoblaron los esfuerzos para dar paz y tranquilidad a todos los bolivianos.

Para resguardar la seguridad de los uniformados, se dispuso que los policías mayores de 53 años, quienes tienen enfermedades crónicas y las oficiales embarazadas permanezcan en las respectivas unidades o cumplir con la cuarentena en sus domicilios.

Respecto a las agresiones que sufren los uniformados en algunas regiones donde se resisten a cumplir con la cuarentena, la autoridad señaló que se agotará el diálogo y se socializará la gravedad de la pandemia.

“Si no estamos juntos no podremos vencer a la pandemia, será imposible lograrlo, por eso estamos concientizando a la mayoría en lugares donde no entendían y los mismos vecinos de esos lugares están realizando charlas entre ellos para que sepan la magnitud. Ya estamos trabajando para evitar la expansión”, afirmó.

Hasta el mediodía, se informó que 1.334 personas fueron arrestadas por transitar sin autorización y se retuvo 434 motorizados.