La ciudad de Potosí.

Veiska Soto / Bolivia Digital

Con 29 infectados con COVID-19 en el departamento, el alcalde de la ciudad de Potosí, Luis Alberto López, informó que el Comité de Emergencia Municipal determinó encapsular el municipio potosino durante nueve días, del 20 al 31 de mayo, debido a que el silencio epidemiológico reportado se debió a la tardanza de nueve días en la entrega de los resultados de las pruebas.

“Vivimos en incertidumbre total por el envío de las pruebas a La Paz y también a Santa Cruz, entonces por la alta demanda de estos laboratorios, (los resultados) llegan de manera tardía”, dijo López.

La autoridad subrayó que la determinación asumida el miércoles de ampliar la cuarentena total hasta el 31 de mayo y declarar el departamento en riesgo alto fue por tres factores.

“Hemos tomado la decisión de entrar en cuarentena de riesgo alto por los siguientes extremos: falta de centros médicos y capacidad médica carente. Potosí es relegada, tras 14 años teníamos la esperanza de ser atendidos por el nuevo Gobierno, y tercero, a diferencia de otros municipios, no tenemos un laboratorio”, señaló la autoridad.

El burgomaestre potosino recordó el compromiso del Gobierno de entregar un laboratorio para tomar las pruebas de COVID-19, hecho que transcurridos 15 días no se cumple.

Asimismo, señaló que existe el compromiso de dotar 150 ítems de salud, los que fueron “mal manejados y teledirigidos”.

Por otra parte, subrayó que el Concejo Municipal le autorizó destinar los fondos que sean necesarios para la compra de insumos y materiales, los que son adquiridos de proveedores de Cochabamba y Santa Cruz.