Imagen referencial de explotación del petróleo. (Foto: Internet)

AFP e Infobae

El crudo estadounidense caía hoy a $us 10,34 el barril, un nuevo mínimo desde 1986, a causa de la disminución de la demanda mundial provocado por la pandemia de coronavirus.

Ante la proximidad del vencimiento de los contratos, el barril estadounidense West Texas Intermediate (WTI) para entrega en mayo perdía más del 40% del valor de la unidad hacia las 14.40 GMT. En 2011, valía $us 114.

El desplome afectó a la Bolsa de Nueva York, que abrió en baja este lunes: el Dow Jones cedía 1,99% y el Nasdaq 1,12%.

Por otra parte, el barril de Brent del Mar del Norte, referencia para el mercado europeo, cedía 6,5% hasta los $us 26,27 el barril a las 13.30 GMT.

Los mercados de petróleo cayeron en las últimas semanas debido a los bloqueos por las medidas de confinamiento de más de 190 países para frenar el avance del COVID-19 y las restricciones de los viajes, lo que genera un fuerte impacto en la demanda de ese producto.

La crisis se agravó después de que Arabia Saudita, miembro de la OPEP, lanzara una guerra de precios con Rusia, que no es miembro de esta organización.

Los dos países pusieron punto final a la disputa a principios de este mes acordando, junto con otros estados, reducir la producción en casi 10 millones de barriles diarios para impulsar los mercados afectados por el virus.

Pese a esta medida, los precios siguieron cayendo.

Los analistas estiman que los recortes no bastan para compensar la caída masiva de la demanda.“Los precios del crudo siguieron bajo presión”,señala el banco ANZ en una nota.

“Aunque la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha aceptado una reducción sin precedentes de la producción, el mercado está inundado de petróleo” añadió.

“Todavía se teme que las instalaciones de almacenamiento en Estados Unidos se estén quedando sin capacidad”, estima el banco. -El WTI, “desenganchado” del Brent- Michael McCarthy, experto en CMC Markets, afirma que la caída del WTI “evidencia un exceso” de las reservas de crudo en la terminal de Cushing (Oklahoma, sur de Estados Unidos).

El índice de referencia estadounidense está ahora “desenganchado” del Brent, referencia del petróleo europeo, y “la brecha entre los dos ha alcanzado su nivel más alto en una década”, subrayó.

El contrato de barril de WTI para entrega en mayo finaliza pronto, lo que significa que aquellos que lo tienen deben encontrar compradores físicos. Pero las reservas ya han aumentado enormemente en Estados Unidos en las últimas semanas, y por ello tendrán que rebajar sus precios.

La Administración de Información Energética de Estados Unidos informó de que los inventarios de petróleo subieron 19,25 millones de barriles la semana pasada.

Sukrit Vijayakar, analista de Trifecta Consultants, subraya que las refinerías estadounidenses no logran transformar el petróleo crudo lo suficientemente rápido, lo que explica que haya menos compradores y reservas que aumentan.

“Creo que muy pronto vamos a probar los niveles más bajos desde 1998 en torno a los 11 dólares”, agregó de su lado Jeffrey Halley, analista de mercados para OANDA consultado por la AFP.