Imagen referencial de explotación de petróleo. (Foto: EFE)

AFP / Bolivia Digital

El barril de West Texas Intermediate (WTI) cotizado en Nueva York para la entrega en junio subió esta jornada a $us 17,27, un 25,33% más que ayer, mientras que el crudo de Brent del Mar del Norte ganó 8,37%, subiendo a $us 22,05.

La crecida del precio del petróleo se debe al aumento en la tensión entre Irán y Estados Unidos, que eclipsó por un momento las dificultades vinculadas al nuevo coronavirus y que hundió el mercado de ese producto esta semana.

“El precio del petróleo vuelve a subir el jueves”, explica Craig Erlam, analista de Oanda. Pero a estos niveles de precios, “la variación porcentual puede ser engañosa”, advierte.

Los precios del oro negro siguen siendo bajos, por el colapso de la demanda debido a las restricciones y cierre de fronteras en todo el planeta para combatir la pandemia de COVID-19.

Además, los analistas de Rystad Energy actualizaron el jueves sus previsiones de la demanda anual de petróleo y prevén ahora una disminución del 10,4% para 2020, es decir 10,3 millones de barriles por día (mbd) menos que los 99,5 mbd consumidos en promedio durante 2019.

Añaden también que los meses de abril y mayo serán los más afectados, con reducciones respectivas del 26,7% y 19,5%. 

Para apoyar los precios, una de las opciones es “alimentar las tensiones geopolíticas en Oriente Medio, lo que haga temer sobre el abastecimiento en bruto”, estima Ipek Ozkardeskaya, de Swissquote Bank.

“Eso es lo que Donald Trump —presidente de EEUU— está haciendo ahora”, agregó.

El miércoles, el presidente estadounidense dijo que había dado la orden de atacar y destruir cualquier embarcación iraní que se acerque de manera peligrosa a barcos estadounidenses en la zona del Golfo Pérsico.