31 connacionales repatriados desde Chile. - Foto Archivo - (AMN)

Bolivia Digital

Autoridades de la Alcaldía de La Paz, del Gobierno y otras subnacionales retomaron hoy la reunión de coordinación y prevén definir un protocolo de atención médica para los connacionales que regresen del extranjero. El encuentro se sostiene en el Centro de Convenciones de El Alto.

Cerca de las 08.00 arribó al lugar el secretario ejecutivo de la Alcaldía paceña, Álvaro Blondel, junto a la secretaria de Salud, Verónica Hurtado. Por el Gobierno llegaron los ministros de Salud, Aníbal Cruz; de Obras Públicas, Iván Arias, y de Justicia, Álvaro Coimbra; el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaria; además de la alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón; el gobernador paceño, Félix Patzi, y autoridades policiales y militares.

La coordinación de los tres niveles de gobierno del Estado apunta a diseñar varios protocolos de acción y atención médica, uno de estos es para los connacionales que regresan del extranjero.

«A partir de eso se genera un protocolo de coordinación para establecer un trabajo conjunto para albergarlo y definir las acciones que se realizarán en caso de que las personas que lleguen al municipio tengan alguna sospecha del virus COVID-19», afirmó Blondel.

Ayer se reportó de 150 bolivianos que están varados en la localidad chilena de Colchane a la espera de que el Gobierno autorice el retorno. En un video en redes, algunos testigos relataron que tuvieron que caminar desde otra población, Wara. Las autoridades del país vecino apoyaron con buses.

El ministro de Obras Públicas, Iván Arias, manifestó en la pasada jornada que la pertinencia del ingreso al país se analiza entre varias carteras del Estado. Recordó que el Decreto Supremo 4200, de Estado de Emergencia Sanitaria, dispone el cierre de fronteras para extranjeros y compatriotas; empero aseguró que no se podría negar el retorno de los connacionales.

La semana pasada, 31 personas que volvieron de Chile fueron aisladas en un espacio que habilitó la Alcaldía paceña, están bajo evaluación médica y por ahora se descarta que tengan síntomas sospechosos de COVID-19.