El presidente de Confederación Agropecuaria Nacional (Confeagro), Reinaldo Díaz.

Confeagro presentó un plan para paliar los efectos negativos del COVID-19 y brindar mayor seguridad a los productores para evitar el cierre de unidades productivas y reactivar la economía.

Freddy Choque / Bolivia Digital

La Confederación Agropecuaria Nacional (Confeagro) presentó al Gobierno propuestas para atenuar la caída del Producto Interno Bruto (PIB) a causa de la emergencia sanitaria por el coronavirus y reactivar el sector agropecuario.

El presidente de Confeagro y de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Reinaldo Díaz, señaló que con esta propuesta se busca paliar los efectos negativos del confinamiento por la cuarentena y brindar mayor seguridad a los productores y consumidores para evitar el cierre de unidades productivas y, por consecuencia, la escasez de productos básicos de la canasta familiar.

“De no tomar las medidas correspondientes se pondrían en riesgo miles de empleos en el territorio nacional”, aseveró.

El documento, presentado la pasada semana al Ejecutivo nacional, establece medidas de contención que paliarían la caída del PIB a causa de la paralización de las actividades económicas por la cuarentena, entre estas propone suspender las obligaciones en cuanto al capital e intereses que venzan durante el período de confinamiento y hasta seis meses después de que se levante la medida.

Además, establece que se restituya al 60% la obligatoriedad de los créditos productivos para que el sistema financiero otorgue préstamos para esta actividad, y la implantación de una línea de crédito para capital operativo de $us 500 millones a cinco años plazo, con un año de gracia y tasa de interés del 4% para evitar la disminución de liquidez de las unidades productivas por la caída de la demanda y los precios.

Respecto al último punto, Díaz destacó que la línea de crédito debe contemplar como garantía la producción, sea agrícola o pecuaria, para facilitar el acceso rápido a la misma.

“Estos recursos permitirán atenuar la caída en la producción y permitirá asegurar los empleos a corto plazo, además de que garantizará el abastecimiento de alimentos hasta el próximo año”, dijo.

Por otro lado, se propone otorgar préstamos de Bs 2.000, sin interés, hasta dos años plazo para personas mayores de 18 años que no sean asalariadas y que no se encuentren en ningún régimen tributario, así como también créditos de hasta Bs 5.000 sin interés, hasta dos años plazos, a ciudadanos dedicados a consultorías que pertenezcan al régimen simplificado.

Planteamiento

Díaz manifestó que el financiamiento, la verificación de la Función Económica Social (FES), el acceso a la tecnología y la búsqueda de mercados son medidas necesarias para la reactivación del sector agropecuario.

Sobre estos puntos, el documento presentado por Confeagro plantea: Crear un fondo de reactivación agropecuaria para reprogramar las deudas, la compra de deudas de capital operativo y capital de inversión del sistema financiero de proveedores de insumos, de la agroindustria y otros financiadores a 12 años plazo, dos años de gracia y 4% de interés.

Que la verificación de la FES se realice cada 12 años y en caso de incumplimiento se aplique una multa, y de incumplirse por segunda vez recién se aplique la reversión.

La aprobación de un procedimiento abreviado para permitir el uso de semillas transgénicas; arancel cero y exención de impuestos para la importación de insumos, genética, equipos y maquinaria de la cadena agropecuaria sin plazo establecido; implementación de un plan nacional de fertilización con precios accesibles de la urea para incrementar los rendimientos a nivel nacional, y la ejecución de un programa de mejoramiento genético en agricultura.

Implementación de un programa de búsquedas de mercados externos y promoción a la producción nacional.

En esa línea, el presidente de Confeagro señaló que el plan de reactivación económica se trabajó a nivel nacional en el marco de la formulación de los “lineamientos de las políticas públicas del sector hacia 2050”.

Destacó que el sector agropecuario aporta el 12,44% del PIB, crea 1,8 millones de empleos y genera $us 1.400 millones en divisas.