87d1b79a-77c3-4151-8f03-820afa37a8d0

 

ABI/Bolivia Digital 

La presidenta Jeanine Áñez aseguró hoy que no promulgará una ley de inmunidad para las exautoridades Evo Morales, Álvaro García Linera y sus ministros, que pretende consolidar el Movimiento Al Socialismo (MAS) como «retribución» por la aprobación del proyecto de ley para la realización de las nuevas elecciones en Bolivia.

«Quiero denunciar ante el país que parlamentarios del Movimiento Al Socialismo tienen la intención de aprobar una ley para favorecer a quienes han cometido delitos y ahora pretenden obtener inmunidad, mi decisión es clara y firme no voy a promulgar esa ley, no podemos otorgar protección a quienes han sometido, perseguido, engañado y burlado a los bolivianos», dijo en conferencia de prensa en Palacio de Gobierno.

Una vez aprobado el proyecto de Ley de Régimen Excepcional y Transitorio para la realización de Elecciones Generales, en la Cámara de Senadores, la bancada del MAS introdujo un proyecto que busca evitar el juzgamiento del expresidente Morales, el exvicepresidente García Linera y otras exautoridades.

Frente a lo que denominó un nuevo «juego» de la bancada del MAS, la jefa de Estado pidió a los bolivianos que estén atentos ante la pretensión de que se apruebe en el Legislativo esa «ley de la impunidad».

«Nuestros principios no son negociables, hemos afirmado categóricamente que mi Gobierno no perseguirá a ningún dirigente político sindical o cívico, pero al mismo tiempo somos también claros que todo aquel que haya cometido delitos y se ha burlado de la ley, ha cometido abusos, no tendrá amnistía de ningún tipo», sentenció.

Áñez lamentó que nuevamente el MAS pretenda «abusar» de su mayoría parlamentaria para seguir engañando a los bolivianos, por lo que reiteró «no vamos a defraudar esa lucha pacífica de millones de bolivianos y no vamos a participar escribiendo una historia de infamia, el nuevo país que queremos, será una Bolivia de justicia, no de impunidad».

En el artículo 8 de ese proyecto, el MAS también intenta forzar al Ejecutivo a que otorgue salvoconductos que sean requeridos por los Estados que hayan concedido diferentes formas de asilo a exautoridades, dirigentes, además que debe garantizar su inmediata salida del país.

Ayer, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, presentó una querella penal ante el Ministerio Público, contra Morales y el exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, por la presunta comisión de los delitos de sedición y terrorismo.

«Las pruebas son claras, las hemos presentado, Juan Ramón Quintana que dijo que iba a convertir a Bolivia en un Vietnam, lo está tratando de hacer (…), la prueba del señor Evo Morales es que el vídeo y la grabación que se ha presentado es muy claro dice que maten a los bolivianos, haciendo un cerco a la ciudad», señaló Murillo en puertas de la Fiscalía en La Paz.