Infografía: Horacio Copa

Franz Acarapi / Bolivia Digital

La presidenta Jeanine Áñez pidió este martes cárcel y ordenó aplicar todo el peso de la ley contra los responsables de la presunta corrupción en la compra para Bolivia de los respiradores españoles de la marca Respira destinados a la atención de los pacientes en estado crítico contagiados con el coronavirus (COVID-19).

“Gracias a denuncias en redes y medios iniciamos investigación sobre posible corrupción en compra de los respiradores españoles. Pido cárcel y ordeno todo el peso de la ley contra quienes se hubieran llevado un solo peso. Cada centavo de corrupción debe ser devuelto al Estado”, escribió la Jefa de Estado en su cuenta de Twitter (@JeanineAnez).

Más tarde, en un mensaje al país difundido por Bolivia TV, Áñez manifestó su profunda “indignación y molestia” con las presuntas irregularidades en la adquisición de los respiradores, y se comprometió a “trabajar para que cada centavo que se hubieran robado sea devuelto”, a impulsar todo el peso de la ley contra los que hubieran incurrido en actos de corrupción —remarcó que instruyó que la investigación llegue al fondo “caiga quien caiga”— y a continuar trabajando “con todo mi esfuerzo para equipar hospitales con transparencia”.

En un mensaje al país difundido por Bolivia TV, la presidenta Áñez manifestó su profunda “indignación y molestia” con las presuntas irregularidades en la adquisición de los respiradores. (Foto: Captura)

En esa línea, la Presidenta anunció que cada compra que realice el Estado será publicada para su revisión a través de las redes sociales.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, el Gobierno realizó la adquisición de 170 respiradores —que llegaron al país el jueves 14 de mayo— por un costo unitario de $us 27.683, a través del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cumpliendo los procedimientos de evaluación y adjudicación directa enmarcados en el Decreto Supremo 4274, del 4 de marzo de 2020, que autoriza la compra directa de equipos para la atención de la emergencia sanitaria.

GPA Innova

En una entrevista en el programa “Antes del mediodía”, de radio Fides, el gerente general de la fabricante española de los respiradores adquiridos por Bolivia, GPA Innova, Pau Sarsanedas, reveló que en el caso boliviano se entregaron respiradores de tipo básico que tienen un precio de 6.000 euros la unidad (unos $us 6.500) y que con accesorios su costo llega a 8.000 euros (unos $us 8.700).

Sarsanedas aclaró que en el caso de Bolivia, la empresa a su cargo no realizó la venta directa de los equipos, sino a través de intermediarios o distribuidores. En esa línea, agregó que la compañía no controla el precio final del producto.

“Nosotros tenemos un precio fijo y para todo el mundo es el mismo precio, quería dejar bien claro esto porque creo que está creando mucha controversia y lo entiendo perfectamente”, aseveró el ejecutivo de GPA Innova.

Detenciones

Este hecho derivó en que la Policía proceda a la inmediata detención del jefe encargado de adquisiciones del Ministerio de Salud, Fernando Valenzuela, quien fue llevado a la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (FELCC) para prestar declaraciones y se inicien las respectivas investigaciones.

Al respecto, el diputado de Unidad Demócrata (UD) Amílcar Barral, a través de las redes sociales, señaló que el detenido también fue jefe de adquisiciones en la Cámara de Diputados en la gestión de Gabriela Montaño (MAS) y que tuvo el mismo cargo cuando esta fue designada ministra de Salud por el expresidente Evo Morales.

El legislador pidió que el actual ministro de Salud, Marcelo Navajas, y su antecesor Aníbal Cruz, aclaren la situación de Valenzuela.

De acuerdo con un reporte de Erbol, el director de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem), Geovanni Pacheco, también fue aprehendido este martes por la presunta corrupción en la adquisición de los 170 respiradores.

La Aisem es la entidad encargada de la contratación de los equipos de ventilación, así como de otros insumos para enfrentar la pandemia.

Mediante su cuenta de Twitter, el ministro de Justicia, Álvaro Coímbra, confirmó que se iniciará la indagación sobre la compra de los equipos españoles.

“La presidenta (Jeanine (Áñez) me ha instruido iniciar una investigación respecto al proceso de contratación de los 170 respiradores de procedencia española. Si hay corruptos van a ir presos, no de embajadores, ni de cónsules”, escribió Coímbra.