Bolivia Digital

La transferencia directa de recursos económicos en efectivo a través de los bonos sociales -durante la actual emergencia sanitaria en el país- marca un antes y un después en la política de protección y ayuda a las familias bolivianas, destacó este jueves la presidenta Jeanine Áñez, durante su participación en el 13 Encuentro de Economistas de Bolivia organizado por el Banco Central de Bolivia (BCB).

La Jefa de Estado destacó las medidas económicas aplicadas hasta la fecha en el marco de la lucha por la vida y la salud en Bolivia.

En ese sentido, mencionó que el trabajo del Ejecutivo se enfocó en el bienestar de las familias en todas sus dimensiones, como el espacio de la solidaridad y subsistencia, como motor del consumo y como unidad de producción.

Bajo ese objetivo, aseveró que se crearon los diferentes bonos sociales; como el Bono Canasta Familiar de Bs 400, el Bono Familia Bs 500, el Bono Universal de Bs 500, el pago del aguinaldo adelantado de la Renta Dignidad para más de un millón de personas mayores de 60 años y el Bono Salud de Bs 500 que aún está pendiente y sujeto a la liberación o aprobación de créditos internacionales por parte de la Asamblea Legislativa Plurinacional que tiene mayoría del Movimiento al Socialismo (MAS).

“Está claro que nuestra política de bonos marca un antes y un después en la política de protección y ayuda a las familias en Bolivia (…) el Bono Salud es nuestro cuarto desafío que nosotros tenemos en nuestro país, el Bono Salud es un bono que dictó el Gobierno, que ofreció nuestro Gobierno y que se hará efectivo cuando la Asamblea del MAS libere el dinero que tiene congelado para pagar ese beneficio a la gente”, sostuvo Áñez.

Plan empleo y Crédito 1, 2, 3

A la entrega de bonos sociales, continuó la mandataria del país, se debe añadir otras medidas como la reducción de las tarifas de los servicios de agua, luz y gas natural a domicilio, además del Programa Nacional de Reactivación del Empleo y Protección del Salario.

Dijo que el plan empleo tiene la finalidad de ayudar a las empresas afectadas por el impacto de la pandemia y que estos no procedan al despido de sus trabajadores.

“En ese escenario, hicimos una política agresiva para crear nuevos empleos, parte importante de esa política que busca crear nuevos trabajos fue lanzar el Plan de Empleo Masivo y de Emergencia, un plan orientado a generar más de 600 mil beneficiarios entre empleos directos e indirectos en dos años, incluso para el gobierno que venga”, apuntó.

Otra medida destaca por Áñez fue el Crédito 1, 2, 3 para que la población en su conjunto y las empresas formales e informales, a través del Banco Unión, accedan a préstamos con una tasa de interés anual del 3%, considerada la más baja de la historia financiera del país.

La Jefa de Estado indicó que este programa financiero busca impulsar la producción y la economía nacional y generar un ambiente adecuado para generar trabajo en beneficio de la población.

Préstamos internacionales

La presidenta Áñez detalló que para el sostenimiento de todas la medidas aplicadas por el Gobierno se gestionó un crédito externo por $us 1.700 millones, un monto equivalente al 4,2% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

Este préstamo corresponde a la CAF -Banco de Desarrollo de América Latina- el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuyos montos no fueron aprobados o liberados por la Asamblea Legislativa de mayoría del MAS.

“Estamos ante una Asamblea que aún no libera todo ese dinero destinado a pagar nuevos bonos y defender la salud de los bolivianos, y así actualmente estamos ante el desafío de convencer a la Asamblea que ese dinero debe ser liberado lo antes posible para sostener las políticas bolivianas de ayuda a las familias”, remarcó.