vionencia mujer

 

ABI / Bolivia Digital

La presidenta Jeanine Áñez expresó hoy su indignación por el número de feminicidios registrados entre enero y octubre en el país, por lo que convocó a la sociedad a promover una Bolivia unida y libre de violencia, a propósito de la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres.

«Conmemorando el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres, desde la Presidencia del Estado boliviano, queremos expresar nuestra indignación por los 104 casos de feminicidios reportados hasta el 15 de octubre», manifestó en un video difundido en su cuenta en Twitter.

Asimismo, la mandataria boliviana lamentó el registró de «más de 18.000 casos de violencia contra las mujeres» en el país, confirmados por la Fiscalía General del Estado.

El fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, reportó esta jornada 104 feminicidios y 21 sentencias en el país, en lo que va del año, e indicó que La Paz ocupa el primer lugar.

De los 104 casos de feminicidios, 21 se encuentran con sentencia, 15 en etapa preliminar, 43 con imputación, 10 con acusación, 1 con sobreseimiento, 4 fueron rechazados y 10 se extinguieron por muerte del agresor.

En ese marco, Áñez se comprometió a continuar promoviendo desde su Gobierno transitorio la lucha contra la violencia hacia a las mujeres, por lo que «convocamos a la sociedad en general a promover una Bolivia unida y libre de violencia».

«A las víctimas queremos expresarles que nos están solas y que el Estado boliviano buscará los mecanismos para alcanzar la justicia, la sanción legal y social a estos crímenes. Hagamos un pacto, vivamos sin violencia», expresó.

Esta jornada se celebra el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, para denunciar la violencia que se ejerce sobre las personas, al ser discriminadas por su género en todo el mundo y para reclamar políticas en todos los países para su erradicación.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) lleva años trabajando para poner fin a esa lacra que afecta mayoritariamente a mujeres y a niñas de todo el mundo.