El pasado 21 de junio el Gobierno promulgó la Ley que convoca a elecciones generales para el 6 de septiembre. (Foto: CNN)

Bolivia Digital

La presidenta Jeanine Áñez dejó que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y la Asamblea Legislativa definan la fecha de las elecciones generales, tomando en cuenta las proyecciones sobre la evolución de la pandemia del COVID-19 en el país.

La mandataria también aclaró que su intención no es prorrogarse en el poder y que en este momento es necesario garantizar la salud de la población y la reactivación económica del país, que se vio afectado por la suspensión de las actividades productivas.

«Ellos lo decidieron en un principio y lo que nosotros hicimos fue respetar, son órganos independientes. El TSE estableció una fecha (para las elecciones) y nosotros lo respetamos, vamos a ir a elecciones cuando el Tribunal Supremo Electoral y la Asamblea Legislativa lo decidan (…) Yo me hice llamar muchas veces prorroguista en un momento tan difícil, saben que venimos de una crisis política pero tampoco pensamos que íbamos a entrar en una crisis sanitaria tan dura como la que estamos viviendo», manifestó la mandataria.

Por otra parte, con relación a la propuesta de unidad de los frentes políticos, la Jefa de Estado no hizo declaraciones sobre ese tema y señaló que ya habrá tiempo para hacer la campaña proselitista.

El pasado 21 de junio, el Gobierno promulgó la Ley que convoca a elecciones generales para el 6 de septiembre. Según las proyecciones del Ministerio de Salud, la primera semana de septiembre los contagios por coronavirus llegarán a los índices más altos.

Este domingo se registraron 1.444 nuevos casos de COVID-19 en el país, haciendo un total acumulado de 59.582 contagios desde el 12 de marzo cuando se reportó los primeros casos en el país. Además se contabilizó 2.151 personas que perdieron la vida a causa de la enfermedad.

Postergación

En ese contexto, todos los frentes en carrera, con excepción del Movimiento Al Socialismo (MAS) y Comunidad Ciudadana (CC), pidieron la modificación de las elecciones debido al pico de contagios por Covid-19 que se espera para esa época.

Aunque en los pasados días, el candidato a la presidencia por CC, Carlos Mesa se abrió a aceptar la modificación de la fecha de elecciones, que por ahora están establecidas para el 6 de septiembre.

Mientras que el candidato por la alianza Libre 21, Jorge Tuto Quiroga pidió al Órgano Electoral considerar la «evolución epidemiológica» del coronavirus en el país para fijar una nueva fecha para las elecciones.

«Que el Órgano Electoral tenga la potestad plena y asuma la responsabilidad absoluta de fijar la fecha en función a la evolución epidemiológica y no lo que diga el señor (Carlos) Mesa, el señor Quiroga, el Movimiento Al Socialismo (MAS) o la gente del Gobierno», manifestó en radio Panamericana.

El Órgano Electoral anunció para el 6 de septiembre el día de la votación y dijo que esa decisión se la hizo en coordinación con expertos en salud pública y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La bancada del MAS en el Senado exigió a los adversarios de Luis Arce, respetar la fecha de elecciones establecida para el 6 de septiembre. Además advirtieron que una posible modificación de la jornada de votación puede generar «enfrentamientos» y «caos» entre la población que exige un nuevo Gobierno elegido en las urnas.

Movilizaciones

Las plataformas políticas y ciudadanas se movilizaron el sábado en la ciudad de Santa Cruz, en rechazo a la fecha de las elecciones y que se priorice la salud de la población.

Rolando Ramírez miembro del grupo Resistencia 21F señaló que realizarán otra manifestación similar, exigiendo la postergación de los comicios presidenciales. La fecha está por definirse, pero estiman que será el 24 de julio.

En ese contexto, los comités cívicos del país convocaron a una reunión para este martes en La Paz donde definirán las acciones que tomarán para que el Órgano Electoral postergue la votación. Al menos cuatro entidades cívicas no están de acuerdo con esa fecha por el incremento de contagios que se están registrando en el país.

Mientras que el secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi advirtió que no permitirán que se postergue una vez más los comicios presidenciales y se declararon en estado de emergencia.