El presidente Luis Arce posesiona al Alto Mando Policial. (Foto: Presidencia)

• Redacción Central/

De manera interina, el presidente Luis Arce posesionó ayer al nuevo Alto Mando Policial. El general Orlando Ponce asume el puesto de Comandante General, con la misión de liderar transformaciones estructurales en la institución, en especial en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN).

Durante el acto en la Casa Grande del Pueblo, el Jefe de Estado afirmó que se debe trabajar mucho más para desterrar las prácticas que tanto daño le hacen a la Policía Boliviana y ser plenamente conscientes de que por culpa de algunos malos elementos se deteriora la confianza del pueblo hacia la institución.

“Nos encontramos ante la urgente necesidad de encarar transformaciones estructurales, cambios orientados a fortalecer la relación con el pueblo y promover la excelencia en el servicio, en el marco de la seguridad interna del Estado, reforzar y destacar el buen trabajo encarado por la mayoría de sus miembros, el cual no es reconocido por grupos de la derecha, salvo cuando tocan las puertas de la institución para atentar contra la democracia”, sostuvo.

La transformación de la Policía debe enfrentarse no solo desde el ámbito normativo, sino desde la institución de forma integral. Cambio que debe articularse a una conducta ejemplar, enraizada en principios y valores establecidos en la Constitución Política del Estado.

El comandante de la Policía nacional, Orlando Ponce.

“Estamos conscientes de que los efectivos policiales deben enfrentar poderes extremadamente grandes y peligrosos, muchas veces muy bien armados, que utilizan entre otras armas la corrupción para neutralizar el accionar en contra de su actividad ilícita y que algunos malos jefes policiales, encandilados por el dinero fácil y enriquecimiento rápido, han sido cooptados por bandas delincuenciales que operaron en nuestro país”, recalcó.

Además de posesionar a Ponce, el Primer Mandatario tomó juramento como subcomandante y jefe de Estado Mayor al general Álvaro José Álvarez y al coronel Augusto Rosso como inspector general.

De acuerdo con el Presidente, desde la recuperación de la democracia hubo importantes avances en la lucha contra las actividades delictivas, destacó el trabajo del general Aguilera en el proceso de reconstrucción de la confianza entre la Policía y el pueblo boliviano.

En su discurso, Aguilera afirmó que este cambio es una oportunidad para que la institución se renueve y agradeció al Presidente por la oportunidad de ser Comandante en Jefe por 18 meses.

“No solamente le agradezco, sino entiendo que la visión que usted ha generado en nosotros es una visión de compromiso, de respeto a la Constitución, defensa a la democracia, y a quienes han sido elegidos a partir de las urnas” dijo.

Por su parte, Orlando Ponce agradeció la confianza depositada en él para dirigir el destino de la Policía y comprometió un trabajo eficaz para transformar y recuperar la confianza de la institución.