Atención cajas de una entidad de banco.(Foto: Archivo)

• Redacción Central/

La Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) informó ayer que la cartera diferida, que representa el 8% del total del sistema financiero, no genera peligros importantes.

“Un 25 % ya presentó su solicitud de reprogramación o refinanciamiento, con lo cual manifestaron su voluntad de realizar el pago, y el 10% restante aún tiene plazo para acogerse a este beneficio, siendo responsabilidad de las entidades financieras aplicar mecanismos para acercarse a sus prestatarios”, señala el boletín de prensa de la institución financiera.

En un comunicado la ASFI aclara criterios vertidos por el representante de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), Nelson Villalobos, y ‘supuestos’ analistas que confunden a la población al no reflejar la situación real del sistema financiero.
La institución lamentó que en un medio de prensa haya afirmado que “los préstamos reprogramados se duplicaron en el último año y las utilidades de las financieras cayeron un 52%”.

“La ASFI realizó puntualizaciones con relación a la cartera reprogramada que se incrementó entre diciembre de 2020 y abril 2021 en Bs 11.000 millones”, destaca el boletín.

Aclara también que varias entidades financieras, en reuniones con ASFI, manifestaron que están en condiciones de atender sin inconvenientes las solicitudes de sus prestatarios durante esta gestión.

Los activos líquidos alcanzaron a más de Bs 50.000 millones y equivalen al 62% de sus depósitos de corto plazo, permitiéndoles a las entidades continuar canalizando recursos a los sectores económicos que así lo requieran.