El PNUD realizó la donación de equipos médicos para la atención del Covid-19 a Bolivia en pasados días. (Foto: Ministerio de la Presidencia).

Gabriela Ramos / Bolivia Digital

Para el Gobierno, el diagnóstico oportuno de casos de coronavirus (COVID-19) es uno de los ejes fundamentales de la Estrategia Nacional de Salud en respuesta al brote de esta enfermedad. Es por ello que recibe el asesoramiento de un grupo de profesionales bolivianos que trabajan en la implementación de entre 15 a 20 laboratorios con capacidad de análisis en biología molecular, lo que permitirá aumentar la capacidad de diagnóstico en un 900%.

El científico e inmunólogo boliviano Aldo Vacaflores es parte de ese equipo de expertos nacionales que están brindando asesoría al Gobierno para hacer frente al brote de COVID-19. Reveló al periódico Bolivia parte de la estrategia que están delineando para contener el brote del virus.

El operativo avanza a contrarreloj, ya que, según los datos que maneja Vacaflores, actualmente en Bolivia “se deben procesar unos 300 análisis por día y lo ideal sería que se hagan al menos 3.000 diariamente”, meta a la que se pretende llegar una vez que los laboratorios proyectados estén en funcionamiento.

Esto implica que Bolivia podría evacuar unos 21 mil test de coronavirus por semana.

“Este diagnóstico nos permitirá detectar a quienes tienen la enfermedad y aislarlos adecuadamente. Nosotros ahora estamos aislando a toda la población, pero no se podrá hacerlo todo el tiempo y a medida que vayamos volviendo a la normalidad iremos detectando a los pacientes”, explicó.

De acuerdo con el plan de acción, los casos confirmados serán aislados y ya no contagiarán al resto de la población, y así se podrá volver a la normalidad.

“Para eso necesitamos aumentar la capacidad de diagnóstico masivo a gran parte de la población”, afirmó.

A nivel internacional, las pruebas más efectivas para detectar el COVID-19 son las RT – PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa) y estas solo pueden realizarse en laboratorios de biología molecular.

“Tenemos muy pocos en toda Bolivia, esta ciencia aún es muy sofisticada (…). En nuestro país y en el mundo no hay muchos centros que hagan este tipo de diagnóstico, porque el área de biología molecular aún está en desarrollo y pocos centros la tienen”, dijo.

Inicialmente, el Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop) era el único sitio capacitado para procesar estos análisis, pero el Gobierno, a través del Ministerio de Salud, hizo los esfuerzos para habilitar más laboratorios y actualmente el Inlasa en La Paz y el del Sedes en Cochabamba coadyuvan con la tarea.

Vacaflores detalló que el plan para instalar más laboratorios está basado en los equipos llegados de donación, gracias al apoyo del PNUD, y también otros que fueron adquiridos por el Estado.

Algunos laboratorios destinados a biología molecular de universidades e instituciones son adecuados para procesar los análisis.

“Muy pocos (laboratorios) tienen el equipamiento, la tecnología e infraestructura (necesaria), la idea es capacitar, dar equipamiento, adecuar la infraestructura y nosotros (el equipo de expertos) damos la parte técnica para que sean más los centros que puedan hacer detección del coronavirus”, añadió.

El inmunólogo, graduado de la Universidad Tecnológica de Míchigan, Estados Unidos, señaló que “la clave del éxito en la batalla contra el virus es hacer el diagnóstico a los pacientes” según los modelos de contención que aplicaron varios países.

MÁS CASOS, MENOR TASA DE MORTALIDAD

Varios expertos nacionales, entre ellos los de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), afirmaron que la actual curva epidemiológica, es decir, la cantidad de casos confirmados, es solo “la punta del iceberg”, porque la cantidad de pruebas de diagnóstico no llegan a gran parte de la población.

Vacaflores coincidió con este criterio y adelantó que una vez que se concrete el funcionamiento de los laboratorios de biología molecular la cantidad de casos confirmados se elevará por lo menos en 30 a 50%, pero aseguró que en ese escenario se tendrá una idea más completa de lo que sucede en Bolivia en cuanto a la pandemia del coronavirus.

De acuerdo con la Estrategia Nacional de Salud en Respuesta al COVID-19, elaborada por el Ministerio de Salud, se prevé que a partir del segundo mes de la pandemia la cantidad de positivos se eleve exponencialmente.

Sin embargo, Vacaflores aseguró que el incremento en los casos confirmados incidirá en la disminución de la tasa de mortalidad, porque se podrá aislar a los contagiados y se logrará proteger de manera más eficiente a los grupos de riesgo: personas con enfermedades de base, tercera edad y mujeres embarazadas.

El científico boliviano Aldo Vacaflores tiene un doctorado en Inmunología de la Universidad de Iowa (Estados Unidos) y recientemente fue nombrado uno de los 100 líderes en biotecnología de Latinoamérica. Ahora, en Bolivia, es docente de maestrías y gerente del emprendimiento PLEXUS, un laboratorio clínico y molecular.