Infografía: Yuri Rojas

• Franz Acarapi /

La aplicación del Bono Contra el Hambre, que implicó un pago de Bs 4.036 millones a los sectores sociales más necesitados, reducirá en 1,3% el nivel de pobreza extrema y en 1,9% la pobreza moderada, según la proyección presentada ayer por el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro.

Este pago de Bs 1.000 fue una de las primeras medidas que aplicó el Gobierno, cuya aplicación comenzó el 1 de diciembre de 2020 y se prolongó hasta el 31 de mayo de 2021 en favor de 4.035.773 personas mayores de 18 años que no perciben salario del sector público o privado.

“Si no se hubiera implementado el Bono Contra el Hambre, la pobreza se hubiese mantenido en 39 por ciento. Gracias a la implementación de esta medida se estima que la pobreza moderada se ha disminuido en 1,9 puntos porcentuales, de 39 a 37,1, y la pobreza extrema de 13,7 a 12,4, (es decir) 1,3 puntos porcentuales”, destacó Montenegro en la presentación de las proyecciones sobre el impacto de las medidas aplicadas por el Gobierno para la reconstrucción de la economía del país, durante su participación en la XIV Jornada Monetaria del Banco Central de Bolivia con el tema ‘Reactivación económica en tiempos del Covid; Experiencias y desafíos en política monetaria y regulación financiera’.

La autoridad calificó como importante el haber estimulado la economía nacional por el lado de la demanda en el mercado interno a través del pago del Bono Contra el Hambre, lo que también permitió dar impulso al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro. (Foto: Jorge Mamani)

“Ello (el bono) nos está posibilitando establecer una red de protección social que ha mitigado la pobreza moderada y la pobreza extrema que se generó el año 2020 por los fenómenos que ya hemos señalado”, manifestó.

Además, los datos expuestos por Montenegro señalan que el índice de Gini —que mide la desigualdad de los ingresos en la población— también habría registrado una reducción de 0,01 puntos, es decir de 0,45 a 0,44 puntos, como impacto del beneficio del bono.

Asimismo, por estrato económico, el grupo de ingreso medio se habría incrementado de 57% a 59%, es decir que aumentó en 217.091 personas, gracias al pago del bono, mientras que el segmento de ingresos bajos se habría reducido de 39% a 37%, que representa una disminución de 222.958 personas.

El ministro Montenegro sostuvo que estas estimaciones de impacto de las medidas aplicadas para la reconstrucción de la economía reflejan la “magnitud e importancia de las políticas” que se aplican.

Añadió que el crecimiento de la economía del país observado hasta abril de este año, con 5,3%, se traduce en la recuperación gradual que muestran las actividades productivas como la construcción, la minería, la industria manufacturera, el comercio, los hidrocarburos, el transporte, la demanda de energía, entre otros.

linkedin