El jefe de Epidemiología brinda un reporte diario de casos de coronavirus. (Foto: Archivo)

Erika Ibargüen A. / Bolivia digital

El jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto, informó que se trabaja para evitar una explosión de la epidemia que colapsaría el sistema de salubridad del país.

“Bolivia tiene cinco casos positivos de coronavirus por cada 100 mil habitantes, lo que significa que estamos por debajo de Brasil, Italia y España (este último con 49), entre otros países. Aunque en una situación real estamos por debajo de una media, sería grave que tengamos una epidemia explosiva por cómo es nuestro sistema de salud”, señaló en una entrevista con Bolivisión.

Indicó que los países que tomaron decisiones iniciales de control social, como la cuarentena y otros métodos implementados, evitan una propagación rápida.

“De todas maneras es muy difícil, ya que ningún país evitó que el virus ingrese a su territorio porque este viaja dentro del organismo de personas que aparentemente son sanas y llegan a cualquier lugar de la extensión mundial, es así como se propaga la pandemia”, advirtió.

Con estas medidas ―indicó― lo que se trata de evitar es una explosión que colapse el sistema.

“Ningún país está preparado para soportar una gran cantidad de infectados en tan corto tiempo y peor aún fallecidos”, aseveró.

Prieto advirtió también que en caso de que esto colapse, no habrá tiempo porque las camas hospitalarias no alcanzarían y las salas de terapia intensiva tampoco, peor aún las funerarias.

“No hay cómo enterrar los cadáveres y estos empiezan a entrar en putrefacción en los hogares y los sacan a la calle, tal como ocurrió en Guayaquil”, recordó.

Aseguró que esa es la previsión para evitar que algo similar ocurra en el país.

La autoridad epidemiológica también mencionó la posibilidad de una vacuna que es analizada en China y Estados Unidos; sin embargo, sostuvo que de ser posible esto tardaría en llegar, mientras tanto se deben tomar los recaudos.

“Hay que hacer pruebas científicas obligatorias, la primera es in vitro, la segunda en animales vivos y la tercera en humanos. Hay que esperar porque se requiere un período de incubación para medir su resultado, cuando esté lista recién se la podrá utilizar”, comentó.

Adelantó que cualquier laboratorio que logre el éxito con la vacuna tendrá la patente, pero todos los laboratorios del mundo empezarán a producirlo para que llegue a toda la población.