tapa

Jackeline Rojas Heredia

La reciente producción bibliográfica del Ministerio de Culturas y Turismo, con el título Primera Salida: Bordadores y Careteros del Carnaval de Oruro, se constituye en una guía resumen de fácil lectura que permite comprender no sólo el origen de las danzas más representativas que integran el carnaval, reconocido por la Unesco como Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, también posibilita conocer el tejido de relaciones sociales, culturales y laborales que fluyen y se afectan alrededor de la manifestación festiva.
Un importante aporte gestado sobre la línea de rescate, investigación y promoción cultural, llevado adelante por la ministra Wilma Alanoca y realizado desde la Dirección de Promoción Cultural y Artística, a cargo de la directora Denisse C. Gálvez Zúñiga, y la jefa de la Unidad de Industrias Culturales, Roxana Sdenka Moyano. Concepto trabajado por Moyano con la dirección editorial de Benjamín Chávez.
La obra presenta varias entrevistas realizadas a los bordadores con muchos años en el oficio y con muchas anécdotas para compartir información sobre el desarrollo de cada traje, los añadidos, el contexto, la base o leyenda en la que se concibieron, como el caso de la diablada, danza principal del carnaval. Existen ensayos que se nutren con abundante aporte bibliográfico, o bien se rememora la leyenda central que engloba la fiesta, la del dios Wari, quien disgustado con los urus intenta exterminarlos, hasta que éstos son auxiliados por la Princesa Indígena, la Virgen del Socavón. Historia que nutre la investigación sobre los orígenes y característica de las denominadas “danzas pesadas” (morenada y diablada), que se diferencian de otras.
El libro publicado por el Ministerio forma parte del proyecto ‘Cartografía de la Cultura Boliviana’,  que tiene el objetivo de realizar una investigación  y un diagnóstico  de las culturas como un plan de acción conjunta que nutra el conocimiento interno y que permita proyectar la autenticidad y originalidad de la riqueza nacional a nivel mundial. La primera entrega contó también con el apoyo del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Servicio de Propiedad Intelectual (Senapi), Promueve Bolivia, Comité Departamental de Etnografía y Folklore Oruro; Asociación  de Bordadores en Arte Nativo (ABAN), investigadores y bordadores. Entre las danzas que destacan están la diablada, morenada, incas, tobas, tundiquis o negritos, zampoñeros o zampoñaris, llameros, tinku, suri sicuris. Destaca además la riqueza de las imágenes y la calidad del impreso.