INTER16-CARTES - ARCHIVO

 

AFP /Bolivia – Edición impresa

La justicia brasileña emitió orden de prisión preventiva contra el expresidente paraguayo Horacio Cartes en un caso de lavado de dinero e incluyó su nombre en la lista roja de la Interpol, en el marco de la operación Lava Jato.

El pedido, realizado ayer por un juez de Río de Janeiro, busca desarticular una organización criminal vinculada al cambista Dario Messer, detenido en julio en Brasil tras ser señalado como líder de una red de lavado que operaba desde ese país, Uruguay y Paraguay, informaron la Policía Federal y el magistrado.

En su decisión, el juez Marcelo Bretas afirma que Cartes, un rico empresario tabacalero de 64 años que gobernó Paraguay entre 2013 y 2018, ayudó presuntamente a Messer, cuando este estaba prófugo de las autoridades brasileñas, con una transferencia de 500 mil dólares estadounidenses “para sus gastos jurídicos” por intermedio de un amigo en común.

Según la prensa paraguaya, Horacio Cartes se encuentra en su residencia de Asunción, donde este martes recibió a varios dirigentes políticos.

“Está tranquilo (…). Desconocemos la denuncia que llevó a la decisión del juez. Cartes siempre respondió que no tuvo vínculos comerciales o societarios con Messer. Lo niega de manera enfática. Cartes y Messer no son socios de negocios. Cartes está muy tranquilo”, afirmó en la capital paraguaya su abogado Carlos Palacios.

El juez Bretas expidió 17 mandatos de prisión preventiva, entre ellos el de Cartes, y tres de prisión temporal en varios estados de Brasil, Paraguay y Estados Unidos.

Antecedentes

Pese a los desmentidos del abogado de Cartes, el juez de Río de Janeiro detalla en su decisión los estrechos vínculos de la familia del expresidente, una de las más ricas de Paraguay, con la de Messer, que se remontan a los años 80.

Apodado el “cambista de los cambistas”, Messer lleva décadas investigado. Entre sus clientes figuró el exgobernador de Río de Janeiro Sergio Cabral, preso desde fines de 2016 y condenado a más de 200 años de cárcel por varios casos de corrupción detectados durante su gestión (2007-2014).

El juez afirma que el padre de Cartes era el principal accionista de una sociedad fundada por Messer en los 80, Cambios Amambay SRL (actual Banco Basa). Y que en ese período el padre de Messer acogió a Cartes, acusado de evasión de divisas, “como forajido de la justicia paraguaya”.

“En la década de los 90, HORACIO (Cartes) y DARIO (Messer) adquirieron una hacienda juntos (…) En 2016, en un evento público, HORACIO CARTES declaró que DARIO sería su hermano del alma”, escribe el juez.

“Desconocemos la denuncia que llevó a la decisión del juez. Cartes siempre respondió que no tuvo vínculos comerciales o societarios con (Dario) Messer. Lo niega de manera enfática. Cartes y Messer no son socios de negocios. Cartes está muy tranquilo”, dijo a la prensa su abogado Carlos Palacios.

“Vamos a coordinar la contratación de profesionales en el Brasil para que se interioricen del tema”, indicó Palacios, quien consideró prematura  una extradición.

Cartes gobernó Paraguay en representación del conservador Partido Colorado, agrupación política que continúa en el poder con el actual presidente Mario Abdo Benítez.