El gobernador de Oruro, Zenón Pizarro, en una reunión interinstitucional. (Foto: RRSS).

Once bolivianos que evadieron el control militar chileno en Huara llegaron a Oruro, donde están bajo custodia policial y serán procesados por atentar contra la salud, informó hoy el director del Servicio Departamental de Salud, Henry Tapia.

“Tenemos 11 conciudadanos que evadieron el control militar en la frontera, tomaremos las acciones legales porque atentaron contra la salud; los 11 están bajo custodia policial y serán los primeros en asumir responsabilidades”, remarcó Tapia.

El gobernador del departamento, Zenón Pizarro, teme que las aproximadamente 300 personas que ingresen los próximas días al país por la frontera con Pisiga huyan de las carpas que se habilitarán y burlen la vigilancia militar, hecho que pondría en peligro el esfuerzo que realizó ese departamento para combatir el COVID-19.

“Estamos a la espera de la construcción de las carpas, ¿cuál será la garantía para que no escapen en las madrugadas? Eso será responsabilidad del Gobierno nacional. Son más de 300 y hay que acordonar todo”, remarcó Pizarro.

El ministro de Defensa, Luis Fernando López, confirmó que recién en seis días se contará con un centro de aislamiento para acoger a los más de 300 bolivianos que se encuentran en Huara, territorio chileno, imposibilitados de ingresar al país a raíz de la cuarentena total que rige como consecuencia del coronavirus.

El Gobierno trasladará vía aérea carpas y baños químicos de Santa Cruz a Oruro, y de allí hasta la población de Pisiga, frontera con Chile, donde armarán un “gran campamento” para cobijar al grupo de bolivianos.

En el grupo que espera ingresar a territorio nacional se encuentran mujeres embarazadas y niños.