Foto: Gonzalo Jallasi

Ahora EL PUEBLO digital

Después de concluir el proceso de análisis denominado ‘Acta por Acta, Democracia y Verdad’ para verificar el resultado de 34.555 actas de las elecciones de 2019, el procurador general del Estado, Wilfredo Chávez, descartó el supuesto fraude electoral en las elecciones generales como aseguraron en su momento la Organización de Estados Americanos (OEA) y partidos de la derecha que consolidaron el golpe de Estado en Bolivia.

“Puedo decir con total franqueza que no ha existido fraude electoral en las elecciones de 2019 y que Bolivia no es un país fraudulento. Se podía haber hecho este análisis en los 21 días que la OEA vino a tomar café a Bolivia, nosotros realizamos esta verificación en 5 días”, dijo Chávez en conferencia de prensa.

La Procuraduría General del Estado empezó el lunes el análisis de actas electorales con el objetivo de conocer la verdad histórica de los resultados de los comicios que fueron anulados por un supuesto fraude electoral hace más de un año.

Para el desarrollo de dicho trabajo se utilizó una aplicación de red cerrada que se conecta al sistema de gestión de bases de datos de actas del Órgano Electoral Plurinacional. La verificación estuvo a cargo de estudiantes de Informática de último año de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), informó el Procurador.

Además, durante la actividad estuvieron presentes representantes de la Federación de Juntas Vecinales y de los distritos de El Alto, la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de La Paz, concejales y otros movimientos sociales.

Chávez expuso que el lunes se realizó el conteo de 5 mil actas electorales, de las que solo siete contaban con algunas observaciones e imperfecciones, que debían ser aclaradas, dato que da cuenta del trabajo de transparencia y denota la “gravísima manipulación mediática que hubo para posicionar la idea de fraude electoral”.

“El segundo día se llegó a 15.000 actas, tercer día 23.000, cuarto día 31.000 y ayer (jueves) 34.555, el 100% de actas analizadas por jóvenes y señoritas de la UPEA que trabajaron transparentemente”, detalló.

En este proceso se develó que existió una participación de delegados de mesa de organizaciones políticas masivas principalmente del Movimiento Al Socialismo (MAS) y de Comunidad Ciudadana (CC) que podían -en ese momento- confirmar que existió observaciones.

Recordó que la OEA únicamente analizó 226 actas “ni siquiera una muestra” del total de las actas electorales, por lo que su preinforme no presenta ninguna evidencia de irregularidades que ‘podrían’ haber alterado el conteo de votos.   

Asimismo, recordó que el acto fue totalmente abierto y que los sectores que defendieron el argumento de fraude electoral no asistieron al proceso a pesar de que fueron invitados con antelación.

Durante los días que duró el trabajo de verificación de las actas en la Procuraduría General del Estadio, las sillas destinadas para los políticos de la oposición permanecieron vacías. No se presentaron con sus actas a refrendar sus denuncias del supuesto fraude electoral que anunciaron en 2019.

Cada uno de los asientos tenía rotulado el nombre de los partidos de Comunidad Ciudadana, Creemos, entre otros, además de los políticos de la derecha como Samuel Doria Medina, Luis Fernando Camacho, el exrector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) Waldo Albarracín, entre otros.

“El único engañado de todo ese proceso ha sido infelizmente el pueblo y la única burlada y desconocida fue la democracia que la recuperamos hace un año en las elecciones de 2020”, enfatizó el Procurador.

linkedin