Venta del biocombustible en una de las estaciones de servicio autorizadas de La Paz.

Freddy Choque / Bolivia – Edición impresa

El Gobierno y los ingenios azucareros sentaron las bases del Programa Etanol 2020-2023, luego de un período de recesión por efectos del coronavirus y conflictos sociales de 2019, a partir de criterios técnicos, legales y económicos que permitan la promoción e incremento sustentable del bioetanol como aditivo vegetal a la gasolina.  

Los ministros de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora; de Desarrollo Productivo, Óscar Ortiz; Desarrollo Rural, Eliane Capobianco; Medio Ambiente, María Elva Pinckert, y el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Richard Botello, acordaron en una reunión que sostuvieron la pasada semana junto a representantes de los ingenios Guabirá, Unagro, Aguaí y La Bélgica la continuidad del programa para fortalecer el sector productivo y generar más fuentes de empleo.

En la ocasión se planteó la generación de contratos plurianuales que permitan a la estatal petrolera y a los productores contar con seguridad jurídica para trabajar por varias gestiones en la compraventa del biocombustible, con los consiguientes beneficios de estabilidad y acceso a financiamiento.

En ese contexto se prevé ampliar la comercialización de gasolina especial en las distintas plazas comerciales del país y que la mezcla, que contiene un 8% de alcohol anhidro (bioetanol), se incremente gradualmente en conformidad con la Ley 1098 de Aditivos de Origen Vegetal. 

Producción

Ricardo Pacheco, gerente de Productos Derivados e Industrializados de YPFB, explicó que en el segundo semestre del año (junio a diciembre) se estima entregar un mínimo de 52 millones de litros, que podría incrementarse con una recuperación de la demanda de gasolina —pasada la emergencia sanitaria por el COVID-19— con cambios normativos en la dosificación de etanol y con la habilitación de más estaciones de servicio para su comercialización.

En esa línea, sostuvo que la promoción de los biocombustibles es un pilar fundamental en la política energética del Gobierno y del plan de reactivación económica y productiva.

Mezcla del aditivo

El Ministerio de Hidrocarburos anunció incrementar el porcentaje de mezcla del alcohol anhidro en la gasolina del 8% al 12% con la finalidad de impulsar el programa de economías verdes. “Esta medida generará un gran impulso en el programa y permitirá una reactivación económica en el sector agroindustrial, manteniendo y generando nuevas fuentes de empleo en el sector primario en estos tiempos de crisis sanitaria que atraviesa el país”, sostuvo.

Además, afirmó que la medida significará un golpe productivo muy positivo para Bolivia porque permitirá un incremento en la producción de alcohol y mayores fuentes de empleo, tanto para los cañeros como para los bolivianos.

“Este tipo de políticas son necesarias para afrontar la crisis sanitaria y garantizar así la fuente laboral de miles de familias productoras”, añadió.

Apuntes 

Debido a la pandemia del COVID-19, que afectó notablemente el consumo de carburantes en el país, los ingenios azucareros  no lograron colocar en el mercado los volúmenes proyectados de etanol.

Entre junio y diciembre, YPFB estima retirar un mínimo de 52 millones de litros, que podría incrementarse con una recuperación de la demanda de gasolina.