Una señora vende verduras. (Foto: Bolivia)

Bolivia Digital

Los productores de la agricultura familiar exigen inversión pública para el desarrollo de genética mejorada con materiales disponibles en Bolivia y que el uso sea libre.

“Históricamente, los campesinos indígenas hemos sido utilizados por un lado o por otro, por interés políticos, institucionales e incluso personales, es así que nos hemos quedado rezagados y divididos, nunca hemos podido avanzar. Exigimos políticas diferenciadas, así como se hace para el sector empresarial”, afirmó el presidente de la Coordinadora de Integración de Organizaciones Económicas Campesinas (CIOEC Bolivia), René Rojas,

“Con el tema de transgénicos estamos seguros de que el Gobierno está atendiendo demandas de uno de los sectores, en este caso el empresarial. Nosotros, como pequeños productores, tenemos también las nuestras”, resaltó.

«Exigimos políticas públicas diferenciadas y el establecimiento de instituciones, así como mecanismos e inversión pública para el desarrollo de genética mejorada de materiales disponibles en Bolivia de uso público, que permitan el desarrollo de la agricultura familiar», indica nota de prensa.

«La participación del sector en instancias de decisión como el Directorio del Instituto de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF), el Consejo de Biodiversidad y todas las instancias de investigación existentes en el Gobierno se deben dar para el fortalecimiento de nuestras semillas nativas», enfatizó.

Continúa: «Asimismo, exigimos que se declaren regiones libre de transgénicos, especialmente del altiplano, los valles, que no se utilicen transgénicos, sino que se incentive la promoción de los productos provenientes de la agricultura familiar».

«Pedimos a cooperación internacional y a las instituciones no gubernamentales a fortalecer al sector, uniendo esfuerzos y tareas conjuntas en el marco de la Estrategia Nacional de la Agricultura Familiar, y a la población en general a adquirir sus productos de los mercados de la agricultura familiar», finalizó