Imagen referencial de estudiantes en clases antes de la pandemia del COVID-19.

Erika Ibargüen A. / Bolivia Digital

Los padres de familia de colegios particulares propusieron analizar la posibilidad de que este año los bachilleres acaben su gestión y que al año, todos los estudiantes realicen dos gestiones, una de enero a junio y otra de julio a diciembre para no perjudicarse en vista de que difícilmente podrán volver a las aulas este 2020.

“Nosotros estamos insistiendo en que se debe salvar el año escolar porque estamos a tiempo, pero debe ser de la mejor manera, ya sea por modalidad virtual o presencial. Queremos ser más responsables con esto. Si las autoridades determinan el retorno de nuestros hijos, una mayoría no enviará a sus hijos al colegio por el riesgo que conlleva”, señaló el presidente de colegios particulares de La Paz, Juan José Pereira.

Sin embargo, señaló que estas propuestas deben ser analizadas por los especialistas, técnicos y autoridades para ver la viabilidad de esta.

“Nos preocupan y necesitamos que las autoridades de Educación estén abiertas a las posibilidades y que no pretendan exponer a nuestros niños a riesgos de salud con esta pandemia que será de larga duración”, comentó en una entrevista con Bolivisión.

En cuanto al avance de materias de forma virtual este año, Pereira manifestó que los padres de familia no están en desacuerdo, pero sí estos deben ser permanentes, diarios y cumplir un mínimo de cuatro horas de avance.

“El hecho es que las clases virtuales de avance de materia no se están dando de manera adecuada a los niños y jóvenes estudiantes; algunos pasan, otros no, unos dos horas, otros solo una, no hay seriedad”, dijo.

Además, señaló que pese a esta informalidad, se les pretende cobrar una pensión completa que según su criterio no corresponde.

“El sector ya determinó pagar el 50% y nada más”, aseguró.

Al respecto, señaló que es el ministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas, el que tiene que asumir la responsabilidad de que si se suspenden o no las clases y el tipo de educación que los estudiantes van a tener, pero siempre pensando en el aprovechamiento de los estudiantes para que no salgan perjudicados.