El miércoles de la semana pasada, 39 médicos, técnicos y enfermeras, fueron replegados del municipio paceño por falta de seguridad y garantías debido a acciones de violencia. (Foto: Archivo)

Jorge Castel / Bolivia Digital

Las manifestaciones protagonizadas este martes por algunos pobladores del municipio de Caranavi pusieron en riesgo la integridad sanitaria de esa región del norte de La Paz.

“Es importante llegar a la conciencia de la población y evitar estas concentraciones. Tenemos que entender que la población necesita resguardar su salud y estas actividades hacen que todo el esfuerzo que hacemos tanto el gobierno municipal como el personal de salud de contener la enfermedad no sirvan y podamos tener más casos», dijo el director del Hospital Municipal de Caranavi, Henry Mamani.

Un grupo de pobladores se movilizó en esa región con pancartas, banderas y gritos exigiendo elecciones.

Las personas que protestaron se identificaron como parte de la Federación Agropecuaria Provincial de Comunidades Interculturales de Caranavi (FAPCI-Car), que se reunieron sin distanciamiento social en la plazuela de la Terminal de Buses de ese municipio.

El director del nosocomio recordó el riesgo que representan estas actividades para la salud y añadió que “ya se registraron tres casos confirmados” de COVID-19 en Caranavi.