El acto de presentación del documento Especial Forestal. (Foto: IBCE)

• Redacción Central /

La Cámara Forestal de Bolivia (CFB) proyectó la reactivación del sector a través de la creación de 419 mil empleos y la generación de $us 1.200 millones por exportación con valor agregado en los siguientes cinco años.

La CFB y el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) presentaron el martes el documento Especial Forestal, una publicación que resume las actividades, problemáticas, proyecciones y propuestas de reactivación del sector en función del aporte a la recuperación económica del país.

Diego Justiniano Pinto, presidente de la CFB, en conferencia de prensa, señaló que el sector al que representa está en condiciones de crear 419.000 empleos directos e indirectos, incrementar el número de empresas formales a 32.000, lograr cinco millones de metros cúbicos (m3) de producción maderera, $us 450 millones de ventas en el mercado interno, $us 1.200 millones por exportaciones con alto valor agregado y, en 10 años, alcanzar 100 mil hectáreas de plantaciones forestales generando 80 mil empleos por año.

El presidente del IBCE, Demetrio Soruco Henicke, dijo que el sector forestal sufrió un fuerte retroceso en la última década, al extremo de haber cambiado el perfil comercial forestal-maderero de Bolivia, tornándolo deficitario entre 2014 y 2018.

“La crecida de las importaciones madereras fue tan impresionante que de menos de 9 millones de dólares en 2006 subió a casi 67 millones en 2014, mientras que las exportaciones del sector caían desde un pico de 127 millones de dólares en 2007 a un mínimo de 50 millones en 2016”, mencionó.

Explicó que si bien el déficit se revirtió desde 2019, las exportaciones forestales hoy son la mitad de lo que fueron en su mejor momento, mientras que las importaciones siguen siendo más que en 2006. Sin embargo, sostuvo que con buenas políticas de reactivación —con un mercado mundial de $us 130.000 millones— sería fácil generar más divisas por exportación.