Venta de chips de las tres empresas de telefonía en el país. (Foto: Daniel James)

Karem Mendoza G./Bolivia Digital

La Comisión de Política Social de la Cámara de Diputados trabaja el proyecto de Ley de Rebaja Excepcional de Servicios de Telecomunicaciones para que las empresas públicas y privadas reduzcan las tarifas del servicio de telefonía e internet en favor de la población.

La norma tiene como objetivo que la ciudadanía invierta la mitad de sus recursos ―destinados a los gastos de telecomunicaciones― y reciba los mismos beneficios de operador, sea Viva, Entel o Tigo, que están vigentes en el país.

“Con la intención de que se coopere con los gastos que ha tenido el público durante la cuarentena, esta ley se tratará el jueves (en el pleno de Diputados). Si se compra una tarjeta, esta le dará el doble de servicios. Si usted gastaba Bs 500 al mes, ahora gastará Bs 250 por los mismos servicios durante tres meses”, informó el diputado presidente de esta comisión, Helmuth Salinas.

El legislador puso como ejemplo que si una persona ahora compra una tarjeta prepago de Bs 10 con la que adquiere 10 minutos, una vez aprobada la ley, cuando compre una tarjeta de Bs 10 podrá comprar 20 minutos en llamadas. Es decir que por el mismo precio se duplicarán los servicios.

Salinas aclaró que la comisión que preside aún afina algunos términos y detalles de la norma. Por ejemplo, está en discusión la terminología que permite la regulación de los contratos que tienen los operadores de telefonía con el Estado, normada mediante la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT).

Por otro lado, la propuesta también se elabora para velar los intereses y recursos de Entel, ya que el 50% de los servicios de telecomunicaciones en el país son manejados por esta institución.

“Entel, además de dar servicio de telecomunicaciones, aporta económicamente al Estado. Cualquier beneficio a la población tiene que ser precautelando la economía de Entel”, aseguró el legislador.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choque, aclaró que esta ley busca facilitar la aplicación del sistema de teleducación (educación a distancia).

La autoridad explicó que la alternativa para que los estudiantes de colegios y universidades pasen clases virtuales demandará un costo económico que no podrá ser cubierto por muchas familias de escasos recursos, ya que por la cuarentena no están generando ingresos debido a que sus negocios o actividades están paralizados.

“Se busca que las empresas públicas reduzcan tarifas en favor de este sector”, añadió Choque.