El empadronamiento masivo se desarrolló durante nueve días en enero y fue una de las actividades que se cumplió.

Eliana Uchani Alaca / Bolivia Digital

El proyecto de Ley que presentó el Tribunal Supremo Electoral (TSE) a la Asamblea Legislativa, para definir una nueva fecha de la jornada de votación de las Elecciones Generales, no prevé la modificación de las actividades del calendario electoral que fueron cerradas antes de la declaratoria de emergencia sanitaria.

El delegado de Comunidad Ciudadana (CC) ante el Órgano Electoral, Carlos Alarcón, explicó que el documento no prevé abrir una nueva etapa para la inscripción de nuevos votantes o la actualización de datos de los empadronados, porque no se trata de un nuevo proceso electoral, sino solo se estableció una pausa por la crisis que atraviesa el país debido a la propagación del coronavirus.

“Se establecieron dos cosas, no se trata de un nuevo proceso electoral, por lo tanto los actos cumplidos en el calendario electoral son actos cerrados. Los ciudadanos que cumplan 18 años (después del 3 de mayo) participarían en las elecciones subnacionales. Las actividades electorales que ya se han cerrado no se anulan”, precisó Alarcón a Bolivia.

La candidata a la vicepresidencia por el Partido de Acción Nacional Boliviano (Pan-Bol), Ruth Nina, dijo que el Movimiento Al Socialismo (MAS) y esa organización se opusieron a esa determinación, advirtieron que es necesario modificar las actividades electorales que se cumplieron.

A la vez, Nina dijo que una de las observaciones que hicieron es que no se amplió el plazo para la presentación de las renuncias de los candidatos y la complementación de los documentos de los postulantes a la Asamblea Legislativa.
Hasta antes de la declaratoria de emergencia sanitaria, el Órgano Electoral cumplió con el desarrollo del 50% de las actividades establecidas en el calendario. La capacitación a los notarios electorales fue suspendida para evitar la conglomeración de personas.

La norma

Al respecto, el delegado de la alianza Libre 21, Luis Vázquez dijo que la norma tiene nueve artículos, que fue consensuado con todos los partidos políticos que participan en el proceso electoral. Además que el TSE podrá definir modificaciones en el presupuesto, si es que fuese necesario.

Por otra parte, Alarcón dijo que plantearon la incorporación de un artículo adicional que establece que una vez que se haya superado la pandemia y definido una fecha de votación, se apliquen medidas de seguridad en el acto de votación, para evitar un rebrote del virus en el país.

El pasado miércoles, la sala plena del Tribunal Supremo Electoral, remitió a la Asamblea Legislativa un Proyecto de Ley para definir una nueva fecha de las elecciones. El documento propone un rango de fechas entre el domingo 7 de junio y el domingo 6 de septiembre.

Consenso

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choque del MAS, anunció que una vez que concluya la cuarentena y se haya superado la pandemia, devolverán el proyecto al Órgano Electoral porque fue elaborada sin el consenso de los ocho partidos políticos para su elaboración.

Incluso advirtió que la Comisión de Constitución de la Cámara Baja, convocará a los representantes de las agrupaciones políticas para llegar a un acuerdo.

“Vamos a tener que devolver el proyecto al Tribunal para que sea este ente independiente el que pueda convocar a los ocho partidos y llegar a un consenso. De lo contrario, a través de la Comisión de Constitución, tendríamos que convocar nosotros a estos ocho partidos para ver cuáles son sus observaciones”, manifestó Choque.

Al respecto, Vásquez refutó esas declaraciones y aseguró que el delegado de ese partido participó en las dos últimas reuniones que convocó el Órgano Electoral, donde mostró su conformidad y aceptación a la hora de elaborar la normativa.
Por su parte, Nina dijo que el delegado de ese partido presentó una propuesta para la elaboración de la ley, tal como lo hicieron las ocho organizaciones políticas que están en carrera.

Lamentó que ahora se contradigan y solo velen por sus intereses al no aceptar la postergación de las elecciones, sin tomar en cuenta que la población corre riesgo de contraer el virus en conglomeraciones de personas.

Anteriormente, el presidente del TSE, Salvador Romero, dijo que comprendía las limitaciones del Legislativo en estos tiempos de cuarentena, aunque dijo estar “convencido de que, apenas se tenga las condiciones para sesionar, la Asamblea dará un tratamiento prioritario a este proyecto”.