Hoy se desarrolló la feria con normalidad en la plaza 15 de Enero, vulnerando la disposición que los fines de semana está prohibida la circulación y la instalación de centros de abasto. Foto: RRSS.

Eliana Uchani / Bolivia Digital

Los pobladores de Patacamaya se encuentran en total indefensión por los problemas internos entre autoridades del Concejo Municipal y la Alcaldesa interina. Existe una pugna para tener el control de los recursos económicos de ese municipio.

El control social de la Zona Estación, Luis Loayza, contó al Periódico Bolivia que no cuentan con recursos económicos  para abastecer la alimentación del  personal de salud, ni la compra de implementos para fumigar las calles y avenidas. Dijo que los gastos salen de sus bolsillos.

«No se ha recibido nada de la Alcaldía, existe un conflicto interno entre los concejales y la Alcaldesa interina, no se ponen de acuerdo para trabajar por el bien de la población. Están velando sus intereses personales y eso nos perjudica, no están coordinando las acciones para prevenir más contagios», puntualizó.

Desde el 29 de marzo, tras conocerse el primer caso positivo de COVID-19, se determinó  «encapsular» ese municipio y evitar el ingreso de pobladores de otras regiones y la circulación de vehículos. Sin embargo, estas medidas no son acatadas por los comunarios ni existe ningún control por parte del ejecutivo municipal.

Al respecto, la autoridad edil, Laureana Copa, indicó que la presidenta del Concejo Municipal, Magaly Cerillo, está tratando de entorpecer las acciones de su gestión. Además, aclaró que deben hacer el cambio de nombre para poder acceder a los recursos económicos.

El alcalde titular de Patacamaya, Tiburcio Choque, fue enviado a la cárcel de San Pedro por incumplimiento de deberes y atentado contra la salud pública. Permitió el desarrollo de una fiesta patronal el 13 de marzo, días antes el Gobierno dictó emergencia sanitaria y prohibió los eventos en los que participen una gran cantidad de personas.

Iniciativa

Loayza explicó que conformaron un grupo de control social con representantes de las 14 zonas del municipio. De forma voluntaria están fumigando las avenidas y calles, realizan colectas entre los vecinos para comprar los implementos de limpieza.

A la vez, manifestó que sostienen reuniones con los militares del Cuartel Calama y los policías para definir otras estrategias de control ante el posible ingreso de comunarios de otras poblaciones.

Los pobladores acudieron a las ferias para comprar los productos de la canasta familiar. La mayoría no contaba con los implementos de bioseguridad.

Feria y desorden

Una de las medidas que adoptó el municipio fue que la feria se realice los jueves hasta el mediodía. Pero se evidenció la asistencia de una gran cantidad de personas que ponían en riesgo la salud de la población, además de que no cumplían con las disposiciones de salida de acuerdo al número de cédula.

Al respecto, Loayza informó que, tras una reunión entre el control social, las Fuerzas Armadas,  Policía, junta de vecinos y la autoridad edil, decidieron que la feria se desarrolle todos los días de 06.00 a 09.00 para evitar la aglomeración de gente.

Indicó que esa medida dio resultado, pero, lamentablemente, la población no acata las condiciones de salida. A pesar de que los uniformados realizan controles, los pobladores no hacen caso.

Hoy se desarrollaron con total normalidad dos ferias, una en la plaza 15 de Enero y otra en la plaza Litoral. Los fines de semana están restringidas las actividades en cualquier punto del país.

Otra de las comunarias, que pidió la reserva de su identidad, develó que las comerciantes aprovechan en sacar su mercadería en la magrugada. La circulación de los motorizados es normal, incluso existen vehículos sin placa que trasladan productos a la ciudad de El Alto y La Paz.

«En la madrugada circulan los vehículos, incluso hay autos chutos que están trasladando a las vendedoras a la ciudad de La Paz. Están aprovechando que los militares y policías están descansando. No están acatando con la cuarentena, eso es preocupante», dijo la comunaria.

Asimismo, aseguró que pobladores de Eucaliptus, de Oruro, y Lahuachaca, de La Paz, llegaron a Patacamaya para comercializar sus productos. Pidió a las autoridades de Gobierno y municipales que refuercen los controles en los ingresos a esa localidad.